Entrevistas imaginarias: El catire

No fue fácil ubicar a Teodoro, todos saben por qué...San Pedro nos la puso muy difícil y al final nos dijo: tienen que esperar, está reunido con el Gabo, Pompeyo, Luben (su hermano del alma) Mikis Teodorakis, Miterrand y Benedetti; y ruegue que no se incorpore Cortázar con sus Cronopios, porque en ese caso la entrevista con él será imposible.

Después de un rato largo, lo tenemos en línea.

Teodoro: Sólo responderé asuntos de allá abajo, de aquí donde estoy, nada. Vamos al grano.

Pregunta: Cuando te fuiste a reunir con el Señor las cosas por aquí andaban complicadas para la oposición, cómo la puedes ver ahora desde lejos.

Teodoro: Se lo dije al MAS en Parque Central en aquella Asamblea Extraordinaria del 98 donde me interrumpieron con pitas y cuchufletas: "Los espero en la bajadita". Mutatis mutandis, vale para todos, incluyendo al gobierno.

Creo que me equivoque: cayeron en un verdadero barranco.

Pregunta: ¿Puedes darnos una fórmula para salir de ese accidente?

Teodoro: Jajaja Yo estoy aquí, pero no soy mago.

El MAS de Aragua de aquellos tiempos, consiguió la fórmula y nos la vendió a todos, creo que hasta Caldera y el mismo Chávez como que copió algunas cosas y le sirvieron.

Hablen con Carlitos, el MAS del año 78 y siguientes estaba muy mal y él logró sacarnos del gueto. Por cierto, aquí lo estuvimos esperando, después nos avisaron que no le tocaba.

Pregunta: Tú dices que Chávez copió algunas iniciativas del MAS de Aragua. ¿Puedes precisar eso que señalas?

Teodoro: Mira Rocky, ese MAS fue muy plebeyo, combativo y amplio. En Aragua no hubo rincón, lucha popular o iniciativa que no contara con el apoyo de ustedes y luego desde el gobierno regional se puso en práctica una política amplia, que sólo era posible hacerlo con políticos maduros, curtidos en la lucha y sin complejos.

Esa fue una escuela y Chávez que me cuentan era una esponja pudo absorber toda esa experiencia.

Pregunta: ¿Y entonces por qué metió al país en este barranco?

Teodoro: No tengo dudas, Fidel Castro lo catequizó y ese oso fue un gran seductor; abrazaba y no soltaba. Aquí cuando lo vemos nos apartamos, hace rato lo vi con Kim IL Sung.

De vez en cuando se escapan de la quinta paila...

El Chávez del 4 F es uno, y el que sale de Yare y va invitado por Fidel a la Universidad de la Habana, es otro.

Fue recibido con honores de Estado...

Pompeyo, que algo sabia de eso, dijo: "Este tipo se puso peligroso".

Lamentablemente, la dirección del MAS estaba en otras manos y a los históricos ya nos habían dado varias patadas históricas y la de Parque Central fue la última humillación, por eso nos fuimos.

Fueron embrujados juntos a las élites por los cantos de sirenas; igual le ocurrió a la mayoría del país.

En cuanto al MAS la mayoría de los que apoyaron a Chávez después hicieron su acto de contrición; piaron tarde los pajaritos.

Pregunta; ¿Desencantados?

Teodoro: No chico, éramos tipos curtidos y hasta el último minuto combatimos desde todas las trincheras posibles. Pompeyo con 90 años seguía arengando como un carajito y yo me dediqué a saldar una vieja deuda: leer, escribir y hacer periodismo combativo.

Primero en El Mundo y después con Tal Cual; una maravilla de experiencia.

Aquí arriba, Bayardo que no deja su rumba perpetua, no me llama por mi nombre si no por Simón.

Es un homenaje de Bayardo a el mini editorial de Tal Cual que firmaba mi alter ego Simón Bocanegra.

Pregunta: Voy a hacerte una pregunta que en una larga entrevista en el aniversario de Tal Cual, te hizo la mesa de redacción, creo que fue Alonso Moleiro. Y la pregunta es: ¿Cuál es el político del siglo XX venezolano?

Teodoro: Sin lugar a dudas Rómulo Betancourt

Largo silencio.

Pregunta: ¿Y se han encontrado?

Teodoro: Muy poco, él anda por otros lados, me dicen que Kennedy lo respeta mucho, y a Kennedy le encanta compartir con él y Andrés Eloy Blanco, ahora se les incorporó uno nuevo: Simón Alberto Consalvi.

Pregunta: ¿Para los que construyen nuevos partidos, les recomendarías ser hijos del debate como éramos en El MAS?

Teodoro: Claro, los partidos todos deben romper con el estalinismo, la falta de democracia interna es una lacra execrable.

Rompimos con todo ese aparataje y su simbología y nunca nos arrepentiremos; por eso nos dolió tanto que lo que construimos le haya servido, aunque sea por muy corto tiempo, a un monstruo que siempre combatimos: el militarismo y el comunismo o cualquier tipo de autoritarismo.

Alguien me dijo en una oportunidad, mira Teodoro se nos pasó la mano con tanta democracia y le respondí: "Estás loco, al MAS por lo único bueno que será recordado es por su democracia interna y por desmitificar el comunismo y la izquierda borbónica, la soviética y la guerrillera.

Pregunta: ¿Y qué recuerdas de aquella pasantía por los portones de Sidor?

Teodoro: Lo recuerdo con cariño, fui feliz cumpliendo esas tareas al lado de esa inmensa legión de obreros que entraban y salían en Matanzas. Estaba preñado de ilusiones por construir un proyecto y eso hay que vivirlo.

Pregunta: Teodoro, estamos terminando y quiero un mensaje contundente de alguien que al final terminó siendo un hombre querido y respetado por todos. Como Jean Valjean, el protagonista de Los Miserables de Víctor Hugo, hasta su perseguidor lo admiraba. Lo recordamos clarito, eras nuestro oráculo...

Teodoro: ¡jajjaja! Me imagino que no vas a escribir esa vaina…

Mira, nadie escarmienta en cabeza ajena; un recorrido por la historia nacional e internacional nos dice que la política es un oficio serio y por lo mismo, muy paciente y laborioso.

Es verdad que la variable de oponerse a un autoritarismo con la impronta de los Castro, lo hacía extraordinario y eso requería también otras destrezas que algunas veces obviamos, aunque no todas; pero hay una de la que nunca se puede prescindir: Unidad, unidad y sólo unidad.

Esa va concatenada con la política, pero este hecho siempre debe estar atado a la UNIDAD y escribe eso con mayúsculas.

Tengo entendido que nos va a leer mucha gente del oficio que conoce todo y a todos, de manera que no voy a hacerme fastidioso.

Hay que sumar a cuanto bicho con uña haya, en función de un único objetivo: acompañar al pueblo en sus experiencias y luchas. Luego actuar convencido que somos mayoría y que sí podemos ganar las elecciones; no dejar de hostigar al gobierno hasta el infinito.

Sumar, sumar y sumar...

Cualquier colina o colinita es buena y hay que cuidarla, no para provecho personal, sólo en función de la gente.

Si hacen eso, pueden decir conmigo: "Estamos mal, pero vamos bien".

Salúdame a Carlitos.