Estos son los cambios que el mundo necesita tras la pandemia de covid-19

Desde el inicio de la pandemia se ha realizado un esfuerzo mundial sin precedentes por parte de investigadores de muchas disciplinas para obtener y sintetizar conocimientos que sirvan de base a las respuestas políticas al SARS-CoV-2. En un plazo de tiempo récord se secuenció el nuevo código genético del virus, y durante los primeros meses de la pandemia se estudiaron las principales vías de transmisión del virus. Todo esto condujo al establecimiento de medidas para evitar la transmisión por parte de las autoridades.

Asimismo, el comienzo de la pandemia se caracterizó por las evaluaciones de la eficacia de distintos tratamientos farmacológicos –solo algunos mostraron resultados prometedores–, así como por el desarrollo urgente de las nuevas vacunas que ahora están ayudando al control de la pandemia.

Por otro lado, adquirimos nuevos conocimientos acerca de las intervenciones no farmacológicas cuyas características son más difícilmente evaluables a través de un ensayo clínico al uso. Es el caso del uso de las mascarillas.

Los déficits que nos han hecho fallar

Muchos países han fallado al adoptar las medidas, o no lo han hecho de manera eficaz. En muchos casos la causa ha podido ser una clara falta de recursos y de estructuras previamente establecidas. Y no solo en el ámbito de la salud pública, como se ha comentado en numerosas ocasiones.

Un análisis profundo de las actuaciones frente a la pandemia desde los distintos ámbitos económicos, políticos, sociales y sanitarios permite evaluar los déficits existentes. Lo que es más importante: permite detectar qué oportunidades hay de mejora.

Por encima de todo destaca la necesidad de establecer una red social más fuerte, mejor salud pública, y una mayor capacidad de respuesta no solo del Estado, sino a través de la cooperación internacional.

Mejora en las estructuras de salud pública

La vulnerabilidad de las estructuras de salud pública, incluyendo los sistemas de vigilancia epidemiológica, ha quedado más que patente durante la pandemia.