"Feliz 23"

Sin anunciarse previamente, entró el G2 jefe de seguridad, al despacho de Nicolás y, al ver que estaba echando un camaroncito, le preguntó, recordando al poeta Caupolicán Ovalles, ¿Duerme usted señor presidente?

 -Tranquilo camarada, solo estaba pensando en los nuevos anuncios que le voy a decir al país. ¿Qué lo trae por aquí a estas horas?

Óyeme tú camarada Nicolás, dijo muy serio el cubano del G2. Estoy preocupado por la serie de movimientos sociales de calle que se han producido después que finalizaron las festividades navideñas de fin de año y año nuevo…

-Esos movimientos deben ser los de la oposición que no haya en que palo ahorcarse. Como están viendo que los gringos se me están acercando para que les dé más petróleo, ahora quieren armar bochinches en cualquier lado para que se mantenga el cerco imperialista contra nuestra revolución.

No es así camarada presidente, desde el lunes 9 de enero, cuando los educadores no se presentaron a sus sitios de trabajos en las escuelas y liceos, en señal de protesta por las reiteradas violaciones a sus derechos laborales, se ha producido un tsunami de protestas por aumentos salariales, la falta de suministros de gas, gasolina, agua, electricidad, por el costo de los alimentos, las medicinas, la crisis hospitalaria, la hiperinflación galopante y….

-No sigas chico, que esa vaina es normal desde comienzo de este siglo, con la llegada de nuestra revolución bolivariana del Siglo XXI. Esas protestas reivindicativas, siempre la hemos superado con anuncios de aumentos salariales, bonos de todo tipo, cajas de alimentos, medicinas a bajo costo etc. Y pa’ más ñapa, si la vaina sigue, anuncio un aumento del salario mínimo a 150 bolivares pa’ que se tranquilicen. Además, a las bolsas Clap le voy a agregar una latica de sardinas, pa’ que tengan proteínas.

Todo eso esta del carajo camarada Nicolás, pero si bien es cierto que las protestas están enmarcadas en reclamos reivindicativos, no menos cierto es que hay una creciente demanda por la libertad de los presos políticos, tanto civiles como militares. Familiares, amigos y ciudadanos en general manifiestan su rechazo a las medidas represivas y a los ilegales procesos judiciales contra los venezolanos. Se ha criminalizado la protesta social, es la consigna principal de los manifestantes.

La conversación fue interrumpida, por un edecán que, todo nervioso, informo sobre una marea de protestas que estaba en pleno desarrollo en todo el país. Aquí en Caracas, continuo su informe, los cuerpos de seguridad informan que en Catia, Monte Piedad, 23 de enero, La Silsa, El Paraíso, La Vega, Los Ruices, Altamira, Petare, El Hatillo y pare de contar, miles de ciudadanos, gremios, sindicatos, sectores universitarios, organizaciones no gubernamentales, ¡¡¡Consejos Comunales!!! marchan por las calles gritando “Feliz 23”…

-Si es así, no tenemos que preocuparnos por esas manifestaciones de alegría y salutación por el nuevo año, dijo con una sonrisa tímida Nicolás.

No camarada, señalo el G2 jefe de seguridad, esa expresión “Feliz 23”, es una contraseña de los manifestantes, para indicar que hoy 23 de enero es una fecha histórica para derrotar a la dictadura que gobierna al país, al igual como sucedió en 1958. El llamado de los manifestantes es a derrotar al régimen.

-De un sobresalto, se levantó Nicolás de su silla y, al igual que su antecesor, el camarada Hugo, gritó desesperadamente “activen de inmediato el Plan Waraira Repano” ..

¿Qué Plan es ese? preguntó alguien.

-Coño, cuál va a ser. Es el mismo Plan Ávila, pero como le cambiamos el nombre a ese cerro, ahora a nuestro plan de represión también le cambie el nombre.

Ahhhhh, ahora si entendimos, dijeron los presentes. En ese momento un ensordecedor ruido de un avión inundó el despacho. Un SUKHOY SU30 ruso, sobrevolaba el cielo de Caracas a muy baja altura…

-Esos son los camaradas de la aviación  que vienen a protegerme, expresó con voz temblorosa Nicolás.

No camarada presidente, esos son los militares descontentos, según lo señalan los volantes lanzados, por el pocotón de compañeros de armas que usted tiene en los calabozos. Y lo más significativo es, que están exigiendo un nuevo gobierno...

¿Entonces qué hacemos? ¿Llamamos a Superbigote y a La Mujer Maracilia pa’ que nos defiendan?, dijo uno de los presentes todo chorreao.

-Que Superbigote ni qué coño, expresó todo nervioso y sudoroso Nicolás. Yo no voy a renunciar como lo hizo mi pana Hugo en su momento. Yo me voy pal carajo. Síganme los que se quieran ir conmigo. Seguidamente ordenó por radio que, habilitaran el Airbus A319-133 (CJ), matrícula YV2984. Parodiando a Marcos Pérez Jiménez, les dijo a todos, este avión será nuestra Vaca Sagrada. Luego, llamó aparte a su ministro de la defensa, para pedirle, un favor personal. Quiero que traiga también un avión Hércules C130.

¿Y eso pa’ qué? dijo sorprendido el ministro.

-Carajo, un presidente no da explicaciones a un subalterno como usted.  Pero, voy a hacer una concesión, ese avión me permite llevarme mis carros Maserati y Ferrari con los que hago piques en La Carlota y no quiero dejárselos a esa chusma de la oposición oligarca imperialista contrarrevolucionaria.

Al llegar al aeropuerto, se dieron cuenta que la pista estaba inundada por miles de personas. Lo que hacía imposible el despegue de los aviones. En cuestión de segundos se ven rodeados, Nicolás y su comitiva, por una multitud de ciudadanos civiles y militares que, los increparon solicitándoles la contraseña de seguridad para entrar a las instalaciones. Nicolás, seguro de tener la situación controlada respondió Patria o Muerte Venceremos.

Te pelaste pajarito, respondieron los que custodiaban la entrada. La contraseña es “Feliz 23”, manos arriba, están detenidos.

-Antes de desmayarse, Nicolás sintió que lo estaban jamaqueando por un brazo y le gritaban: Despierta, despierta, despierta que estas teniendo una horrible pesadilla

Despertó bañado en sudor y atento al reclamo que le hacia “la Mujer Maracilia” como ahora llamaba a su pareja:  eso te pasa por seguir jartandote de hallacas, pan de jamón y de los perniles que no repartiste y los dejaste aquí para comértelos tú solo. Levántate y anda a bañarte. Recuerda que hoy es 23 de enero y tienes varios actos que atender.

-Si mi amor, tienes razón. Prepárame un desayunito .con hallacas y arepitas de chicharrón, mientras elaboro un discurso para hoy que titularé “Venezuela se arregló”.