Lágrimas de….cocodrilo

Después de leer el tuit publicado por Paúl Gillman indicando que “Ayer 31 de Diciembre a las 12 de la noche, en las res de fuerte Tiuna, alcabala 3 av negro primero ¡¡¡ el busto de Chávez lloró aceite!!!” (pic.twitter.com/B4wyN8qUrH), cientos de personas comenzaron a desplazarse para el sitio señalado.

Fue tal, la avalancha de gente, que de inmediato se activaron las alarmas en la instalación militar.

¿Qué pasa? preguntó el oficial de guardia.

Nada mi comandante, dijo el guardia de la garita. La gente que está llenando las calles del complejo residencial, se está movilizando en atención a la información que suministró el ciudadano Gillman.

¿Quién?

-El rockero Paúl Gillman, mi comandante.

¿Y qué fue lo que dijo?

-Nada más y nada menos que el busto de  nuestro Líder Único, el Difunto Eterno estaba llorando aceite.

Carajo, eso es un milagro. Soldado, vaya de inmediato al depósito y se trae varias cantimploras. No vamos a pelar ese boche. Mi mujer se quedó sin aceite después de hacer las hallacas y no se consigue en ningún lado, dijo el comandante antes de salir en la patrulla rumbo al sitio milagroso.

Por su parte, Nicolás al ser informado, no dejó de ocultar su satisfacción por el hecho. Nadie me creyó cuando dije que el difunto se me había presentado en forma de pajarito. Ahora, con estas lágrimas de aceite que brotan de sus ojos en el busto colocado en Fuerte Tiuna, se confirma que nuestro Líder Único es un santo y sus milagros así lo confirman.

Delcy, gritó Nicolás, llama a Monseñor Moronta para que conjuntamente con Leonardo Marín Saavedra y Enrique Albornoz Cano, obispos bolivarianos conformen una comisión, para  que de inmediato se traslade al Vaticano y le solicite al Papa Francisco la canonización  de nuestro Líder Único. Llenaremos a todas las iglesias del país con la figura de “San Hugo”.

Que Winston Vallenilla, movilice todos los equipos de VTV y cubran el viaje a la Santa Sede. Igualmente, que filmen a las colas que se están formando en los alrededores de Fuerte Tiuna por los miles de ciudadanos que quieren ver con sus propios ojos el milagro de “San Hugo” y sus lágrimas de aceite ordenó finalmente Nicolás, antes de retirarse a seguir celebrando la llegada del nuevo año en La Habana.

Mientras tanto, en la cola para ver el busto, comenzaban los incrédulos a formular nuevas peticiones:

- Paúl, porque no te cantas una parecida a la de Juan Luis Guerra a ver si el busto también “Llora café en el campo”.

- Traigan a Henry Stephen, para que cuando cante “Mi limón, mi limonero” el busto no pare de llorar.

- Que va pana, le dice una persona a otra en la cola. Es mejor que traigan al grupo UB40 para que interprete “Red, Red Wine” a ver si el busto se emociona y nos tira unas lagrimitas de vino para combinarlo con las 12 uvas.

- Vamos a poner una musiquita con Celia Cruz a ver si con el grito de AZÚCAR el busto se emociona y nos aporta unos kilitos de tan escaso producto.

La jodedera fue incrementándose a medida que transcurría el tiempo. Paúl se moría de la arrechera al ver y escuchar el chalequeo de la gente y maldiciendo a todos los presentes optó por retirarse del sitio…..malagradecidos oportunistas de mierda fueron sus emotivas palabras.

Todo se derrumbó, cuando el primer visitante estuvo frente al busto y no vio el aceite, ni el arroz, ni el azúcar, ni el café, ni las medicinas etc., etc. en ninguno de los ojos del busto. Nos engañaron, este busto al igual que el gobierno lo que destila son “Lágrimas de….cocodrilo”

Al igual, que estos reptiles, el gobierno corrupto,  se estimula mientras devoran los fondos públicos de la nación.

En segundos, no quedó nadie en las colas.