La renuncia de Maduro y elecciones anticipadas

De entrada, una precisión necesaria, lo resuelto por  el Tribunal Supremo de Justicia está semana no es el Golpe, es un acto de gobierno de la dictadura que comenzó  con la renovación ilegal del TSJ por la vieja Asamblea Nacional en diciembre del 2015 y terminó de concretarse con la suspensión, también ilegal, del proceso de activación del Referéndum Revocatorio Presidencial y la suspensión sine die de todo proceso electoral en octubre del año pasado.  

Es inaceptable lo dicho por Maduro la noche del viernes: “yo no sabía nada” y su intento de retraer el juego a la situación pre- 155 y 156. Es muy grave lo ocurrido tanto si sabía cómo si no; el Presidente tiene al menos la responsabilidad política por haber colocado al país al borde de una situación de violencia generalizada  consecuencia directa de su actuación al margen de la Constitución y apelación constante a la amenaza y la violencia como fórmula para enfrentar la crisis.

Lo ocurrido vuelve a demostrar que quienes, en esta hora menguada de la República,  gobiernan, deben irse del poder.

Lo que procede es exigir, de parte del movimiento democrático por vía de la MUD,  la renuncia de Maduro y la convocatoria de elecciones presidenciales anticipadas.

El régimen por boca de Maduro plantea de nuevo un diálogo con la oposición democrática para de ganar tiempo y oxigenarse, solo se puede acudir al mismo para exigir la conformación de un Gobierno de  transición cuyo tarea sea la convocatoria de las elecciones presidenciales anticipadas, facilitar la ayuda humanitaria internacional y la liberación de los presos políticos.

Es hora también, de que los partidos políticos democráticos entiendan la necesidad de fortalecer la unidad y darle a la misma un carácter estratégico y nacional porque la hora de gobernar pareciera acercarse y la tarea de reconstruir el país y encaminarlo por la senda de la libertad, el progreso, la justicia y la seguridad es sumamente complicada y demanda el esfuerzo combinado de todos los venezolanos de buena voluntad.

Caracas, 1 de abril de 2017