Las opiniones de Benarroch (14 de junio 2022)

UNÍOS

Después de tanto tiempo requiriendo y demandando UNIÓN de todos quienes deseamos cambio radical cuanto antes, que el pueblo entero le ha planteado mil veces a la dirigencia opositora y ver que todavía ella no se concreta y hay momentos en que pensamos que más bien se aleja, necesariamente tenemos que preguntarnos ¿Quienes son los insensatos?, la dirigencia o nosotros, ¿la insensatez está del lado de quienes tienden el deber de construir la unión o de quienes la solicitamos a gritos diariamente?

Al reflexionar sobre este capital y vital tema, concluimos que la insensatez está del otro lado, de la dirigencia que tiene el ineludible e inaplazable deber de construirla, apartando todos los intereses sectoriales o personales que son subalternos ante el gran y sagrado interés nacional.

Siempre la unión la han reclamado desde todos los sectores y corrientes del pensamiento, desde los más extremistas hasta los moderados. Carlos Marx solicitó, desde su alocado esquema de la lucha de clases, la unión del proletariado para dominar a la burguesía y los filósofos y pensadores defensores de la dignidad de la persona humana, también la han requerido para hacerla valer y preservarla de los tiranos y malvados. La unión nunca es mala, siempre es buena, lo que no puede o es difícil para uno o más, es posible y relativamente fácil para la UNIÓN de todos los involucrados.

Se acaba de reestructurar la Plataforma Unitaria Nacional y se designó a Omar Barboza su coordinador. Cuando le comuniqué a Omar mi satisfacción por su designación y expresé deseos de éxito en su seria gestión, le manifesté que consideraba prioritario el logro de la UNIÓN del país deseoso de cambio radical cuanto antes, como la mejor estrategia para salir de lo que angustiadamente tenemos y empezar la reconstrucción nacional. Entiendo que en eso se trabaja día y noche y Dios quiera cuanto antes tengamos la buena y esperanzadora noticia de la UNIÓN de todos, nos llenaría de emoción desbordante por un país muy distinto y mucho mejor.

Claro está, que con el cambio sólo no se logran resolver los dramáticos y profundos inconvenientes que conforman la crisis que sufrimos, es simplemente y no tan simple, el inicio necesario y de vital importancia capital. Vendrá luego un nuevo y por supuesto mejor gobierno con un programa que debemos elaborar donde estén las soluciones a la crisis que deben ser profundas pero creíbles y sobre todo realizables, sino para resolver a plenitud los problemas, que son muchos y hondos, al menos colocarnos en la vía para lograrlo.

La UNIÓN es el inicio de todo lo que queremos: Salir cuanto antes de lo que tenemos, ganar las próximas elecciones con un candidato que debe ser expresión de esa unión y cumplir una gestión de gobierno que nos devuelva la esperanza y optimismo de un país distinto y mejor.

La UNIÓN es la semilla que dará vida a la nueva Venezuela que todos aspiramos, donde respiremos aire puro, lejos de este contaminado de odios, rencores y fracasos, donde nuestras necesidades las podamos atender y solucionar y vivir con prosperidad, bienestar y felicidad.

13 de junio 2022

REITERAR Y REINCIDIR

Reiterar es volver a hacer una cosa o decir algo ya dicho, en especial para insistir sobre un asunto o dejar muy clara y firme una opinión. Reincidir es incurrir de nuevo, resaltar con fuerza el interés de o en algo para llamar la atención sobre su importancia.

Resalto estas dos palabras porque con el tema de la necesidad y urgencia de la UNIÓN de todos quienes queremos cambio ya, me comporto exactamente pertinaz y persistente y si se quiere obstinado y terco. Sé que he sido, sobre todo en los últimos tiempos, repetitivo y reiterativo planteando el tema de la UNIÓN del país nacional y especialmente de la oposición política y a lo mejor he sido fastidioso y pesado; asumo las consecuencias de esta conducta que no aspiro a abandonar hasta tanto ver que aquella se concrete.

De este régimen estoy seguro vamos a salir, pero queremos y reclamamos que sea cuanto antes y sin demora, el tiempo transcurre y en él vemos más maltrato, mayor destrucción y menos oportunidades de desenvolvernos en paz, bienestar y felicidad.

Para que la salida de este oprobioso y totalitario régimen sea cuanto antes, es indispensable la UNIÓN del país nacional y en particular de la oposición política que lo enfrenten con voluntad, disposición, valentía y coraje; sino, tendremos que resignarnos a esperar treinta largos meses que nos separan de las elecciones generales y esa espera es pedir demasiado y no creo el pueblo la resista porque está hastiado y sobresaturado de tanto daño y maltrato.

Asumo las consecuencias de mi terquedad y obsesión y espero y deseo no aburrirlos y cansarlos con tanta reiteración y reincidencia, lo hago porque me parece fundamental y vital la UNIÓN. Cuando ella se concrete, Dios quiera sea lo más cerca posible, aunque sea para salir de lo que tenemos e iniciar el camino de la reconstrucción nacional o refundación de la Republica como algunos lo piensan, renacerá la esperanza cierta y el optimismo verdadero en un país muy distinto y mucho mejor,donde podamos desenvolvernos con prosperidad, bienestar y felicidad, donde no exista hambre, donde haya seguridad, empleo, servicios públicos eficientes y podamos disfrutar de las bondades del país con tranquilidad y sosiego.

Así pues, continuaré con mi insistencia que se impone en mi mente y sentimiento de manera repetitiva que no puedo evitar con facilidad. Cuando vea y sienta la UNIÓN nacional me liberaré de mi obsesión al ver nacer nuevas y frescas esperanzas en un país como todos lo deseamos y queremos.

12 de junio 2022

A NO SE QUIEN ES

Con motivo de la nota pública que le envié a mi fraterno amigo Sotero González, Alcalde de Urdaneta de Aragua, por su lamentable y dolorosa renuncia a COPEI, alguien que no se quien es, porque no se identifica en su escrito, se refiere a mi y publicita lo siguiente: UNO, que se quedó mudo con tanto cinismo. DOS, que presido el IFEDEC-capitulo Aragua y por eso estoy con Eduardo Fernández y su partido Unión y Progreso y que soy uno de sus pilares fundamentales. TRES, que escribo a nombre de Union y Progreso y me fui de COPEI, y al final, este señor dice: “Benarroch nos traicionó en San Jacinto donde le entregó el partido al herrerismo , pero se aseguró su tercer lugar en la plancha del partido de Aragua al Congreso Nacional, negociando al equipo del difunto Casanova”.

Debo, en honor a la verdad y para salirle al paso a tanta barbaridad, falsedad y mentira, decir lo siguiente: si se quedó mudo, es bueno recobrar la voz porque con ella, además de la escritura, nos comunicamos y entendemos. Sí presido el IFEDEC de Aragua que nada tiene que ver con Unión y Progreso, son dos cosas totalmente distintas. Aprecio y admiro a Eduardo Fernández y veo en él una reserva probada del país, adecuada para atender con éxito este tiempo tan menguado de la Patria y tan penoso para todos nosotros. No me he ido de COPEI nunca y menos en esta hora tan difícil e incómoda para el país y el partido. Por último, nunca he traicionado a nadie y Dios me ampare de hacerlo. Lo ocurrido en San Jacinto cuando se reunió la convención regional de COPEI de Aragua, que por desgracia general fuimos derrotados conmigo como candidato a la Secretaria General regional, lo lamenté y aún lamento muchísimo, sin guardar rencores, y le avizore al partido un futuro inmediato incierto, lamentablemente no me equivoqué y los resultados lo lanzaron a la vista.

Tuve un revés electoral en mi partido que acepté con gallardía y con los pantalones bien puestos donde los llevan los hombres íntegros, como me considero. Jamas negocié nada ni con el herrerismo de entonces ni con nadie, fue el Comité Nacional del partido que por unanimidad me colocó en el segundo lugar de la plancha y no de tercero como dice el difamador, a la Cámara de Diputados del Congreso de la Republica por Aragua y por COPEI.

Jamas he utilizado el nombre de José Casanova, quien fue y es mi hermano de siempre, que no sea para recordarlo con inmensa solidaridad, cariño, vanagloriarlo y tenerlo presente en la lucha que hoy adelantamos.

Este señor, que no se quien es, solo de el se que no me conoce, es bueno que se entere de manera correcta y debida de la historia para hablar de ella con propiedad y no valerse de la barbaridad, falsedad y mentira para ofender a unos y aplaudir a otros.

Espero no hacer de este desagradable episodio algo interminable. Por mi, ésta es y será la única nota que le dedico a este desagradable asunto, porque no quería ni debía dejar sin responder a la alusión tan personal, como impropia, insidiosa e inmerecida que este señor, que no se quien es, hace de mi.

Agradezco excusas por esta perorata en primera persona, pero creo ustedes entenderán lo acontecido. Abrazo siempre solidario.

11 de junio 2022

DEBEMOS ATENDER Y ARREGLAR LOS ASUNTOS PENDIENTES CON EL PAÍS

En 1983, cuando el Santo Papa Juan Pablo II realizó su Visita Pastoral a Nicaragua, Managua, procuró encontrarse con Ernesto Cardenal para reprenderlo como efectivamente ocurrió. Cardenal murió en 2020 y fue sacerdote católico, teólogo, escritor, revolucionario y poeta que se fue apartando de las enseñanzas y mandatos del catolicismo y se transformó en desobediente a las normas establecidas por el Vaticano que se correspondían con sus votos sacerdotales y se hizo contestatario a manos militaris.

Para ese entonces estaba muy comprometido con el sandinismo y ocupaba el Ministerio de Cultura de su país, pese a que el Vaticano le había ordenado, junto a otros dos sacerdotes, que abandonara la responsabilidad pública que detentaba en el régimen del sandinismo encabezado por Daniel Ortega.

Esta decisión de ese régimen de incorporar sacerdotes católicos a su gestión, obedeció más a una estrategia de ganarse el sentimiento católico mayoritario del país que a confianza e identidad con la Iglesia representada por esos sacerdotes. Cardenal participó en un movimiento armando que intentó asaltar el Palacio Presidencial de Managua donde se encontraba el dictador Somoza que fue conocido como “la rebelión de abril”.

Cuando el Santo Papa lo tuvo de frente, Cardenal bajó la cabeza y se arrodilló solicitando su bendición, todo ello en presencia de las cámaras de televisión que cubrían la Visita Pastoral, el Papa le dijo:”Usted tiene que arreglar sus asuntos con la Iglesia”, sentenciándolo con su indice. Ya el Santo Pontífice les había dicho a quienes lo recibieron a su llegada, la plana mayor del sandinismo, y descendiendo la escalerilla del avión “Ustedes son bien jóvenes, tienen mucho que aprender”.Hoy, el pueblo venezolano le dice a su dirigencia, especialmente a la que desea cambio radical para salir de lo que tenemos, que debe atender y arreglar debidamente el deber que tiene contraído con la Republica, que consiste en un buen y acertado diagnóstico de la situación que vivimos, pese a que la conocemos por vivirla a diario, pero es necesario concienciarla: pobreza generalizada,hambre por doquier, inseguridad, desempleo, carencia de servicios públicos eficientes, el país cayendo a pedazos cada vez más grandes y la lista es larga.

Consiste también en UNIRNOS todos quienes queremos cambio y a diseñar una buena y eficiente estrategia que nos conduzca, cuanto antes, a superar lo que nos daña y elaborar un programa claro, profundo, sustantivo, entendible para todos y sobre todo realizable para superar la honda y dramática crisis integral que afrontamos o al menos colocarnos en vías de recuperación. Más adelante nos corresponderá, también en UNIÓN, seleccionar nuestro abanderado del cambio a la Presidencia de la Republica.

Estamos emplazados por el presente y futuro del país a levantarnos, superar las diferencias que nos separan y en UNIÓN solidaria atender el serio y sagrado compromiso que tenemos con la Patria que nos vio nacer. Actuemos hoy, sin más dilaciones, de tal manera que las generaciones que nos sucederán estén orgullosas de nuestro comportamiento y lucha de hoy que les dejó un país muy distinto y mucho mejor.

10 de junio 2022