Las opiniones de Benarroch (2 de julio 2022)

EL TIEMPO PASA

El tiempo es inexorable y pasa igual que pasa el viento, es como el agua del rio que pasa y no retorna, vendrá más agua pero nunca la misma. Lo que hagamos o dejemos de hacer queda en el pasado inmediatamente. Es tan infinitamente veloz el tiempo que lo que hagamos en este momento corresponde al pasado en segundos. Cuando nosotros experimentamos el transcurrir de un día, ha sido un día vivido y un día menos por vivir, nuestra vida es finita. Así pues, el tiempo importa e importa muchísimo, máxime cuando se está en estado de sufrimiento en el que las horas y días parecen hacerse más largos.

El Libro del Eclesiastés, también conocido como el Libro del Predicador es un texto del Antiguo Testamento de la Biblia y tiene como marcada intención enseñar a vivir y acompañar al hombre en los vaivenes de la vida. Ese magnífico y denso libro nos indica que para todo hay tiempo: Tiempo para sembrar y para recoger lo sembrado, tiempo para reír y para llorar, tiempo para disfrutar del amor y para soportar persecuciones injustas e indebidas, tiempo para hacer y para deshacer y tiempo para lo bueno y para lo malo.

El tiempo que pasa con este régimen es utilizado por ellos para lo malo y nosotros debemos utilizarlo para lo bueno que debe empezar por UNIRNOS, todos los que queremos cambio radical ya, para diseñar una estrategia adecuada y útil para salir de este régimen totalitario que destroza el país y daña a todos por igual y conformar una propuesta que será nuestro programa de gobierno que debe contener las soluciones a esta impresionante crisis que afrontamos, las soluciones deben ser profundas, creíbles y realizables que serán entregadas a nuestro candidato presidencial para su ejecución en el próximo inmediato gobierno.

Con motivo del primero de mayo, Maduro anunció un Bono de diez mil bolívares (Bs.10.000.-) para los que hayan sido jubilados desde el primero de enero de 2018 hasta el día de ese anuncio, “para reparar y compensar en algo a los jubilados en ese periodo”. Pregunto, ¿Por que la discriminación ? ¿Los jubilados antes del primero de enero de 2018 no son también seres humanos a quienes hay también que reparar y compensar?. Los jubilados antes de la fecha señalada, tienen mayor edad, han soportado mayor tiempo de calamidad y sufrimiento por solo depender de la miseria jubilación y seguramente tienen mayores achaques de salud.

Los actos de gobierno, de esta naturaleza, deben tener efectos universales y generales y no para compensar a un determinado sector de la sociedad. Nos alegra y festejamos por quienes reciben o recibirán el referido bono, pero reclamamos que debe ser para todos los jubilados. Como lo ha anunciado Maduro es injusticia y contrario, por discriminatorio, al Bien Común. Con el monto de ese bono se puede atender, con los números de hoy, la demanda alimentaria de una familia tipo (4.5 personas) por tres meses. Lamentablemente y por desgracia para todos, este régimen no sabe de justicia ni de equidad y por eso, entre otras cosas, estamos como estamos.

Es tiempo de lucha permanente y sostenida hasta salir, que debe ser cuanto antes, de este oprobioso y totalitario régimen que nos tiene en el camino de la amargura y sabemos que en UNIÓN lo lograremos rápido porque es urgente. Que el tiempo presente y próximo en venir, sea espacio donde veamos nuestros más caros deseos realizados y cumplidos.

2 de julio 2022

CON UN LLANERAZO

Hace unos meses hablé con un viejo amigo llanero, del Cajón del Arauca apureño. Tenía una modesta finca que se la expropiaron y ahora está vuelta tierra arrasada llena de maleza y me dijo que su caballo y hasta el sombrero se lo llevaron. No se metieron con mi mujer y mis hijas, que veían de reojo, porque tenía un machete a la vista y si se les ocurría algo contra ellas tendrían que matarme si yo no lo hacía primero.

Me quedan mi “rancho”, mi mujer, mis hijas y una pequeña parcela que actualmente trabajo para sembrar tomate, pimentón y ají. Me comentó y recordó un viejo refrán llanero que indica “Cuando uno pierde la mujer, el caballo y el sombrero, queda vacío. A mi me llevaron mi caballo y mi sombrero, si hubieran intentado lo otro los mato o me matan. En medio de mi precaria situación vivíamos relativamente bien y sin limitaciones y nuestras hijas estudiaron y se graduaron y actualmente tienen buenos empleos y nos ayudan, gracias a Dios, económicamente, me afirmó.

Su vida y la de su familia cambió cuando los fariseos del régimen se antojaron de su finca y se la arrebataron, empezaron haciendo saraos, rumbas y fiestas semanales, recordando los encierros romanos, luego se distanciaron pero siguen yendo de vez en cuando a sus festejos. Lo que estaba sembrado y cuidado desapareció y hoy todo es monte y culebras. Denuncié el atropello ante los organismos oficiales competentes pero nadie me “paró”. Continuó hablando y me dijo, ahora preparo esa parcela y lucho con muchos brios todos los días para salir de estos malvados que pretenden adueñarse del país y de sus gente.

Fue él quien llamó porque a través de unos amigos le llegaban mis notas y averiguó mi celular; me felicitó por mis consideraciones y me pidió que siguiera adelante sin parar hasta salir de lo que tenemos. Como usted sabe, me dijo, hemos tenido gobiernos malos, pero este es lo peor que conozco, no sé si podrá haber algo “más malo”. Le dije que si; se pudiesen presentar cosas peores si no nos unimos y diseñamos cuanto antes una estrategia adecuada para superar este desastre y elegir un buen Presidente que, con el país nacional, nos saque de este barranco en el que estamos.

Al final me dijo que él tenía que trabajar más de lo debido para salir de este régimen porque había votado ingenuamente por él pensando que todo iba a cambiar para bien, y ese cargo de conciencia se lo quitaba haciendo todo lo que podía para sacarlos del poder.

Creo haberlo dejado con esperanzas y optimismo en un futuro cercano muy distinto y mucho mejor y además le dije que el pasado pasó y nos dejó lecciones y lo bueno es que él había rectificado. Quedamos en volver a hablar y si es posible vernos.

1 de julio 2022

EL CICLÓN PASÓ

“Un ciclón es una concentración anormal de nubes que gira en torno a un centro de baja presión atmosférica, cuyos vientos convergentes rotan a grandes velocidades en sentido contrario a las manecillas del reloj”. Esa es la definición que aportan los científicos. Sus daños, no previsibles, son por descargas de lluvia, vientos, oleaje y marea de tormenta.

En nuestro país, al parecer, apareció recientemente un ciclón y se fue sin penas ni glorias, se fue defraudado y deprimido porque no pudo cumplir su naturaleza que es la destrucción y descontrol de todo lo que encuentra a su paso. Todo por donde pasó estaba destrozado y vuelto añicos. El régimen, que por desgracia aún tenemos, se le adelantó y evitó que el ciclón cumpliera su cometido.

No se sabe de daños mayores causados por el ciclón porque, como hemos dicho, ya todo estaba causado. El ciclón pasó por las zonas petroleras y encontró todo vuelto chatarra. Pasó por PDVSA y la vio al borde de la quiebra. Pasó por el complejo siderúrgico de Guayana y todas las empresas tenían la “Santa Maria” abajo. Pasó por la red que permite nos lleguen los servicios públicos (agua, electricidad y gas doméstico) y se encontró que estaba colapsada, casi inservible producto de la desatención y descuido del régimen que tenemos.

Pasó por nuestras tierras que eran fértiles y fecundas para la agricultura y la cría y las encontró vueltas gamelote y piedras, producto de las expropiaciones, invasiones y vandalismo. Pasó por nuestras zonas industriales y se percató que más del 70% de las instalaciones de las empresas estaba cerrada, oxidada y deteriorados sus equipos. Pasó por nuestras universidades y vio sus instalaciones físicas como en estado de posguerra. Pasó también por nuestros hospitales y centros públicos de prestación de salud, o lo que queda de ellos, y los encontró en el colmo del deterioro y con carencia de equipos básicos y medicinas elementales. Pasó por nuestros parques, jardines, áreas verdes y de expansión y los consiguió en ruinas. Pasó por el comercio y lo consiguió deprimido y amenazado. Buscó medios de comunicación social libres, independientes y veraces y no los consiguió porque los que habían fueron expropiados, cerrados o llevados a la quiebra.

En fin, el ciclón no encontró algo que destrozar y se fue despavorido por la enorme inseguridad pública y personal. Al final hizo un recorrido para verificar el nivel de moralidad pública y allí encontró un estrepitoso bajón que alarma y preocupa porque es terreno abonado para desastres aún mayores. Pasó y revisó las cuentas bancarias y se encontró que solo el 1% de la población tiene cuentas activas y de ellas, las principales son de enchufados al régimen.

Se fue el ciclón defraudado y afligido por no conseguir nada que dañar, el régimen ya se había encargado de descomponer todo lo bueno que encontró y empeorar todo lo malo. Solo el ciclón encontró intacto y en buen nivel, el espíritu y deseo de cambio del pueblo que se manifiesta con la voluntad diaria de lucha sin cuartel hasta salir de lo que tenemos. Eso no lo ha podido arrasar el régimen y tampoco el ciclón lo pudo porque está en lo más profundo de nuestro ser y ánimo.

Por ello, próximamente, Dios mediante, seremos un país libre y democrático, con progreso donde sus habitantes tengamos bienestar y felicidad. La horrorosa gestión de este nefasto régimen le provocó depresión y defraudó al ciclón, pero lo que jamas podrá deprimir es el espíritu indómito del venezolano y nuestras profundas ganas de salir de lo que tenemos que destroza el país y tanto daño nos causa a todos.

30 de junio 2022

LAS CATACUMBAS SANDINISTAS

Catacumbas son unas galerías subterráneas que algunas civilizaciones antiguas construyeron y utilizaron como lugar de enterramiento y sandinistas eran o son los nicaragüenses seguidores de los ideales de Augusto Sandino, que fue un patriota revolucionario de Nicaragua que dirigió la resistencia (1927-1933) de su país contra las tropas de ocupación de los Estados Unidos. Murió asesinado en febrero de 1934 a manos de un complot del gobierno estadounidense y el dictador Anastasio Somoza.

Los sandinistas constituyeron el partido político Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) en 1963, que sostuvo la lucha armada contra la dictadura de Somoza y encabezó la revolución de 1979; tenia dos dimensiones, una idealista y otra de poder, la primera integrada por un puñado de hombres y mujeres con principios éticos e ideológicos defendidos con ardor juvenil, se reunían en escondites clandestinos que llamaron “Catacumbas”, donde el espíritu de rebeldía suponía las palabras conectadas con los hechos o acciones. Ese puñado de hombres, puro ideal, puro valores, casi rayano en la utopía, pretendía “vivir como Los Santos” y oraban diariamente ante las fotografías de Augusto Sandino y el Ché Guevara, las únicas que había en el lugar. La entrada a las catacumbas nacía de una elección respecto a la vida y a la muerte. Era una mística sin fisuras. Una convicción casi religiosa donde el sacrificio abría las puertas hacia el paraíso.

Triunfó la revolución y Daniel Ortega, llevado de la mano por su hermano Humberto, quien manejaba el ejército rebelde, presidió el país hasta que en las elecciones de 1990, Violeta Chamorro, que estuvo en el sandinismo y se fue despavorida, obtuvo la Presidencia de la Republica después de duras discusiones en el seno del sandinismo de entregar el poder o no.

Gracias a la oportuna intervención y mediación de Jimmy Carter se logró el traspaso de poder. En los meses antes de la entrega, la dirección del sandinismo hizo conciencia que el partido, FSLN, vivía gracias al sostén económico del régimen y que ahora sin él seria muy difícil subsistir. Entonces decidieron la inmoral, deshonesta y ladrona idea de traspasar bienes del Estado al partido a través de interpuestas personas, también hicieron lo mismo con los sindicatos de trabajadores en manos sandinistas.;

El resultado fue una nueva clase de ricos y poderosos integrada por dirigentes y sindicalistas del sandinismo que se apropiaron de los bienes y no lo traspasaron; a ese bochorno e inmoralidad se le llamó “La piñata”. El partido de las catacumbas, casi religiosas y que querían parecerse a Los Santos, había degenerado a lo peor, a robar a la Nación, a robar al pueblo, en propio beneficio.

Después de la derrota Daniel Ortega se quedó dirigiendo el partido y Sergio Ramírez la fracción parlamentaria del sandinismo en el Congreso Nacional. Daniel propiciaba un clima de permanente violencia en las calles para derrocar el gobierno recién electo y Sergio Ramírez defendía la institucionalidad y bondades democráticas en el parlamento. Esa notable diferencia entre ambos, venía desde hace tiempo, culminó con la renuncia de Ramírez a su militancia en el FSLN, le sobrevino una metralla de ataques personales a él y a su familia con el mayor odio y encono posible, todo manejado por Daniel Ortega que se encargaba de difundir sus ataques a través de una emisora de radio de su propiedad, mal habida.

Sergio Ramírez fue Vice-presidente de Nicaragua y actualmente reside en Estados Unidos escribiendo novelas y cuentos que mucho prestigio les han dado, le otorgaron el

premio Cervantes y una vez que abandonó el sandinismo escribió un interesante e informativo libro sobre su estancia en el sandinismo que tituló “Adiós muchachos” cuya lectura recomiendo ampliamentel; algunos dicen que es su autobiografía, yo no lo creo.

El poder cuando no es bien entendido y asimilado, obnubila, descarrila y transforma a la gente débil, sin valores ni dignidad como ocurrió con el sandinismo en Nicaragua. En la última elección realizada en Nicaragua, hace meses, Daniel Ortega ordenó el encarcelamiento de nueve ciudadanos que pretendieron disputarle la Presidencia y ahí está en el poder sin querer salir.

Con la piñata, la ética, los principios, ideales y valores fueron arrastrados por el suelo y los términos: muchachos, compañero, compa o compita se perdieron, importa solo el yo y nada más que el yo.

Mil veces peor que la derrota electoral fue la piñata que consistió en una repartición indebida de propiedades del pueblo a dirigentes sandinistas, que hundió una opción de conducta frente a la vida. Hasta allí llegó la santidad. El “Como Los Santos” quedó enterrado por falta de valores y desmedidas ansias de poder personales que aún perduran.

29 de junio 2022