Las opiniones de Benarroch (24 de mayo 2022)

"VA DE RETRO SATANA"

"Va de retro satana" es una expresión latina que significa en castellano "Apártate , Satanas". Es una oración del medievo católico usada en el exorcismo. Esta frase fue pronunciada por Jesucristo, según el Evangelio de Marcos y dirigida a Pedro cuando éste, después de escuchar a Jesus decir que iba a Jerusalén para ser apresado, torturado y crucificado pero que al tercer día resucitaría, lo tomó por un bazo, lo apartó y le reprochó lo dicho. Jesus pensando que en ese instante Pedro había sido tocado por el demonio porque obstaculizaba la voluntad del Padre Eterno, dijo "Va de retro satana".

En la tradición católica actual la frase es utilizada para repeler cualquier posible mal. Las iniciales de esta fórmula (Va de retro satana) a menudo se ha grabado en medallas, particularmente en la de San Benito (Que la  cruz sea mi luz. Que no sea el dragón mi señor, ¡Vete atrás, satanas¡ ).

Seguramente en algún momento hemos escuchado esta frase en el cine cuando un sacerdote católico trata de liberar a una persona víctima de posesión diabólica.

La medalla de San Benito surgió a causa de un proceso de brujería realizado en Baviera en 1647. El  Papa Benedicto XIV  la aprobó en 1742, incorporando al Ritual Romano la fórmula de su bendición. Como hemos dicho, en los bordes de esa medalla aparecen las letras iniciales de la oración Va de retro, que dice: "Que la Santa Cruz sea mi luz. Que no sea el dragón mi señor. ¡vete atrás satana¡". Nunca me persuadas con cosas vanas. Es malo lo que das de probar. Bebe tu propio veneno". 

Hoy  en nuestro país, parafraseando la anterior oración, podemos decir y decimos, Va de retro régimen totalitario, apártate de nosotros y colabora, aunque sea ésta y única vez, en buscar caminos para superar cuanto antes la enorme crisis en que nos encontramos.

Sabemos que nuestras oraciones deben ir acompañadas de acciones concretas, "A Dios rogando y con el mazo dando". "Ayúdate que yo te ayudaré", son sentencias que nos indican que debemos actuar y dada la profundidad del drama que padecemos debe ser desde ya, hemos dejado pasar mucho tiempo en observación y sufrimiento  y se hace perentorio nuestro actuar.

Nuestra acción para  que produzca resultados prácticos, rápidos y definitivos debe ser mancomunada, de todos en UNIÓN firme y combativa. Rogamos a Dios pero con el látigo en las manos para sacar a empujones a quienes detentan el poder que tanto daño y perjuicio le ha traído al país y cada uno de nosotros.

En este momento crucial de nuestra historia, no puede haber nada más importante, como el derecho a la vida, que salir de lo que tenemos y empezar la ardua tarea de construir un nuevo y mejor país donde podamos soñar y ver realizados nuestro sueños.

Va de retro régimen totalitario. Apártate de nosotros para siempre. Que se aparte y nos deje el camino libre de obstáculos para lograr un país próspero con bienestar y felicidad para todos. Lo hemos pedido de manera civilizada mil veces y el régimen no nos para, por ello debemos empujarlo hasta que salga y como queremos que sea cuanto antes, debemos hacerlo todos UNIDOS empleando nuestras fuerzas en el mismo sentido.

22 de mayo 2022

PARA VICTORIANOS YPARA QUIENES NO LO SON: MIGUEL ÁNGEL ÁLVAREZ , UN PERSONAJE

Miguel Ángel Álvarez Mudarra Muguerza, nació en La Victoria, Estado Aragua, en 1904 y murió en Maracay en 1975. Era hijo de Jesus María Álvarez y Belén Mudarra. El padre de la madre, su abuelo, Manuel María Mudarra, era hijo de Simona Muguerza, hija del general Pedro José Muguerza. Miguel Ángel fue un poeta de fina prosa y primer cronista de su ciudad natal. 

Tuve la inmensa suerte de ser Concejal en La Victoria, capital del antes Distrito Ricaurte, durante el periodo 1969-1974 y ocasión de alternar con el poeta cronista muchas veces. En una ocasión con motivo de la programación para celebrar un aniversario de la Batalla de La Victoria ocurrida el doce  de febrero de 1814,  instituido como "Día de la juventud de Venezuela en Aragua", se realizó un encuentro de victorianos en los alrededores de la Plaza Ribas, iba para allá y me encontré al cronista parado en la "esquina de la CANTV", con su liqui liqui de lino blanco que acostumbraba, frente la Plaza y me detuve a hablar con él. 

Le pregunté cómo estaba y me dijo, aquí viendo pasar gente y grupos de homosexuales, prostitutas, bandidos, mentirosos y locos. Yo estoy entre los locos, aunque aún no tiro piedras en la calle ni como caca, me agregó.  Tú estás en los políticos jóvenes que Dios quiera  tengan oportunidad de hacer de esta tierra lo que todos deseamos. Cuando conversábamos, una señora muy buen trajeada y con "permanente protuberante" apresurosamente caminaba hacia dónde estábamos nosotros y gritaba Miguel Ángel, Miguel Ángel, el poeta me pregunto, quien es esa que vocifera mi nombre y yo le dije, no la conozco pero parece de tu época. 

La mujer se acerca, nos saluda y le dice a Miguel Ángel, hola, cómo estás, creo no te acuerdas de mí y él le responde, no, no me acuerdo de ti. Pues yo soy fulanita, hija de fulano y menganeja de tal; le responde el poeta, ya me acuerdo de ti, ha pasado mucho tiempo y él borra los recuerdos. La mujer se distancia un poco y le pregunta al cronista ¿Qué tal, como me ves? Y el responde con su portentosa voz, HORROROSA.

Ella hizo una mueca de confusión y dijo, tu y tus cosas. Se despidió y se fue. Me comentó el poeta luego, yo no estoy para dar flores inmerecidas, me emplazó y le dije lo que vi. Ciertamente la señora no era muy agraciada. Más adelante me dijo que en muchas veces la cortesía mata la verdad y ello no debe ser; la verdad primero y luego lo después. Así era Miguel Ángel, sincero en extremo y sin consideraciones que afectaran  la verdad.

En una de nuestras conversaciones me habló de "Los macabeos" y si mal no recuerdo, me dijo: es una antigua historia transmitidas de generación en generación y se trata de cinco hermanos (los Muguerza) de padre español y madre victoriana. Ello murieron en la guerra. Un día General José Félix  Ribas se acercó a  la casa de la familia y les dijo, les tengo una mala noticia para ustedes y para la Patria, mataron a los muchachos. La madre victoriana respondió, General,la mala noticia es solo para  mi y nosotros, para la Patria no , porque de los cinco ahora queda uno que la defenderá; ese hijo tenía diez años de edad.

Miguel Ángel era tataranieto del General Pedro José Muguerza, el mayor de los macabeos . Lo del nombre macabeo, se me escapó preguntarle al cronista sobre su origen; a lo mejor hace referencia a la rebelión de los judios que tuvo lugar en el año 160  antes de Cristo y que fue dirigida contra el imperio de entonces y la influencia helenística en la vida judía.

En 1967, con motivo de arribar Caracas a su cuatricentenario de fundación, también se abrió un debate sobre la fundación de La Victoria y entonces el señor Francisco Jaramillo, quien sustituyó después de su muerte a Miguel Ángel como cronista de la ciudad, le dirigió una carta publicada en "El Provinciano", periódico de la ciudad, donde precisa a Miguel Ángel ha pronunciarse de manera oficial y pública como cronista sobre quien fundó La Victoria y cuando. 

El poeta  le respondió en ese mismo periódico y en El Nacional, en los siguientes términos: "Si, que se ponga una  placa de bronce, del color de la América India en el pórtico de nuestra hermosa Iglesia Mayor con la cara recia de un cacique indio, con la leyenda relativa a su rango y a su estirpe, como el primero y único fundador de este pequeño país tan lleno de maravillas y de embusteros". Esta ocurrencia del cronista dio pie a disparatadas versiones de una supuesta fundación de La Victoria por indígenas precolombinos que al parecer habitaban la zona. De La Victoria se sabe que el 18 de noviembre de 1620 fue erigida su Iglesia , pero no se sabe aún a ciencia cierta la fecha de la fundación de la ciudad y quien o quienes la propiciaron, esta discusión aún se mantiene. Estudiosos de la historia trabajan con mucha dedicación.

Rindo con esta nota honor a un victoriano de excepción, que como su hermana, Margoth Álvarez de Cardozo, eximia maestra de escuela primaria, dejó una honda e indeleble huella de ciudadanía de las mejores. Siempre es acertado que los buenos muertos sigan vivos para tener claro el camino a seguir. Los antecesores de Miguel Ángel Álvarez defendieron hasta el final la Patria y ofrendaron sus vidas por ella. Ellos y él deben seguir entre nosotros por siempre.

22 de mayo 2022

EN UNA SESIÓN DE LA CÁMARA DE DIPUTADOS: ENTRE "PIPOTES".

En una sesión de la otrora Cámara de Diputados del Congreso  de la República de Venezuela, en la que se discutía un tema de actualidad nacional, hizo uso de la palabra Manuel Alfredo Rodríguez y luego del análisis respectivo concluyó con su posición. Después habló Pablo Medina que haciendo referencia Manuel Alfredo pretendió descalificarlo y lo llamó "Pipote de grasa" (entonces era muy obeso). Manuel Alfredo; que estaba a mi lado, me dijo, a este "rufián" le responderé con sus palabras y esto dijo: A este sujeto, que no llamo colega porque somos  muy diferentes, le digo que como es su costumbre nada positivo aportó a este debate y se dedicó a querer descalificarme, por supuesto no lo logró y nunca lo lograra y a llamarme pipote de grasa, yo prefiero ser un pipote de grasa y no un pipote de excrementos como tú lo eres. Este tipo de intercambios personales tan gruesos no era usual ni normal en las sesiones de la Cámara, pero se vieron casos, aislados, repito, donde, lamentablemente, la descalificación personal y hasta la ofensa se manifestaron.

Manuel Alfredo Rodríguez, ya lento al caminar y con problemas respiratorios, fumaba en exceso, siempre hacia buenos y sustanciosos aportes co intervenciones  sustantivas y de alto contenido histórico y conceptual. Pablo era, no sé si aún lo es, muy contestatario, no recuerdo haberle escuchado  una intervención de reconocimiento o elogio de alguien o de algo, siempre discrepaba de todo y a veces era bastante imaginativo. Como bien se entiende, entre Manuel Alfredo y Pablo existían serias diferencias que tocaban lo personal, no se saludaban. Al parecer todo proviene desde el Estado Bolívar.

Era relativamente ordinario en la Cámara de Diputados que mientras un parlamentario intervenía, el resto mantuviera conversaciones con el de al lado, el de atrás o de adelante, hasta había un sector en la parte atrás del salón de sesiones que llamábamos " dogaut " y que  coordinaba "El chivo" Óscar Yáñez. Allí nos reuníamos, cuando la sesión era tediosa o de poco interés, a hablar de todo lo humano y divino. Habían oradores que provocaban la atención de todos los Diputados por su especificidad, densidad  y talento, uno de ellos era Manuel Alfredo, que cuando utilizaba la tribuna de oradores utilizaba más tiempo de lo normal para ir desde su curul hasta la referida tribuna. 

Cuánta falta nos hacen los Manuel Alfredo Rodríguez con sus enseñanzas, conceptos e historia  y los Pablo Medina con su protesta y comportamiento contestatario frecuentes que nos alertaba.

Antes, el Congreso de la República llenaba un espacio muy importante en la vida de la Nación, ahora la Asamblea Nacional transcurre con muchas penas y sin glorias. Allí están levanta manos  incondicionales del régimen y actores cómplices del desastre nacional y del malestar de todos los venezolanos. Qué distinto era aquello y que horror lo que hoy tenemos.

24 de mayo de 2022