Las opiniones de Benarroch (4 de junio 2022)

AQUELLAS COSAS Y LAS DE HOY

Creo que a inicio de la época de los noventa del siglo pasado, era Presidente de la Cámara de Diputados del Congreso de la Republica Armando Sánchez Bueno, que Caldera alguna vez llamó “Sánchez mejorando” porque en su condición de Presidente de la Comisión Finanzas del cuerpo no le cayó a palos al proyecto de presupuesto nacional que presentó. Era también Diputado Moises Moleiro y en una sesión éste levantó la mano y en alta y ronca voz dijo, quiero hablar desde allá.

El Presidente Sánchez Bueno, muy respetuoso del ceremonial parlamentario le aclaró, honorable Diputado si desea utilizar la tribuna de oradores se le agradece hacerlo como lo establece el Reglamento Interior y de Debates del cuerpo. Moises le replicó así, claro conozco el librito que también indica que cuando iniciamos nuestra intervención debemos saludar diciendo señor Presidente y honorables colegas parlamentarios y cuando terminamos todos sabemos que aquí nadie es señor y menos honorable.

Esas cosas no eran común pero a veces las presenciábamos, especialmente de parlamentarios irreverentes como lo era Moleiro. De una irreverencia decente, inteligente, aguda y de mucha altura . Pero a pesar de la seria llamada de atención del Presidente y la respuesta irreverente del Diputado, que se pudiera estimar como falta de respeto, ello para nada melló las relaciones personales que ambos mantenían y siempre mantuvieron.

Ahora este régimen totalitario sembrador de odio, rencor y venganza ha creado un ambiente político que se extiende a toda la sociedad, muy enrarecido, donde los del régimen no se saludan con los de oposición y viceversa los de oposición no se saludan con los del régimen y no se diga compartir una comida o un café, porque de inmediato se piensa que el del régimen está empalagando al de oposición o que éste está tras un negocio; pocas veces se piensa que disfrutan de un rato de amistad o que el de oposición persuade al del régimen.

El debate político cuando se desenvuelve con altura y decencia, cuando se debaten tesis ideológicas, principios o proyectos, cuando se discuten acciones y procederes, en nada debe afectar las relaciones personales que median entre quienes intercambian ideas. Pero la carga de odio y rencor que el régimen a inyectado al ánimo popular, pretendiendo separarnos entre explotadores y explotados, entre pobres y burgueses, entre proletarios y capitalistas, es tan grande que enrarece muchas veces el ambiente, por decir lo menos.

Nuestro Papa Francisco, a quien respeto y aprecio mucho, ha dicho que la política es una vía para servir y como tal practicar la caridad y por ello todo aquel que se dice Cristiano debe involucrarse.

Es muy necesario recobrar la tolerancia que se corresponde con nuestra fraternidad y entendernos de la mejor y humana manera para poder convivir civilizadamente en paz y felicidad. La fraternidad humana debe estar por encima de los credos políticos, ideológicos o religiosos. El tener un Padre común nos une a todos.

4 de junio de 2022

ESTRAFALARIOS. NO ES COSA FÁCIL

Este es un régimen que sin lugar a dudas no pasa desapercibido, llama mucho la atención de todos, en el país y fuera de él, por su extraña manera de comportarse. La ciudadanía debe sospechar o pensar que los gobernantes lo harán bien en beneficio del país y de todos. Pero eso, con este régimen que es totalitario y déspota y no escucha el clamor popular que se extiende por todo nuestro territorio, no funciona así.

Se entiende que quienes sufragaron por este régimen lo hicieron pensando que lo haría bien, pero la desilusión con arrepentimiento que provocaron por los funestos resultados es descomunal. Las sospechas de quienes de buena fe le dieron confianza a este régimen que lo harían bien se transformaron ahora en repudio y deseo inmenso de cambio ya. La carga de desilusión y bravura de quienes votaron por lo que tenemos, es tan grande como el deseo de cambio ahora.

Pero además de extraños, porque la maldad producida, sostenida y continuada por tanto tiempo no es común, son extravagantes en su forma de pensar y actuar. Estamos en presencia de un régimen de estrafalarios, raros, ridículos y extraños para mal. Estrafalarios no sólo en el aspecto y actuar , sino también por dentro.

Su modo de pensar, que denota su actuación, su contenido espiritual, su escala de valores, deben ser bien torcidos y con muchos vericuetos. En ellos no hay rectitud de ninguna índole, se apartan de lo común.

Hemos tenido gobernantes y gobernadores malos pero estos abusan. Lo digo parafraseando a nuestro gran poeta Andrés Eloy Blanco, que cuando era Canciller de la Republica, Rómulo Gallegos Presidente, iba entrando a la oficina del Presidente y estaban sentados en un sofá de espera Luis Beltrán Prieto Figueroa, Mercedes Fermín y Malavé Villalba, los vio y comentó : He visto gente bien fea pero ustedes abusaron. Eran, en opinión del poeta, pocos agraciados físicamente.

Los de este régimen están más allá de lo peor. Transformaron, como si nada, un país rico y en vía de desarrollo en pobre y destrozado y ello no es cosa fácil. Llevar al borde de la quiebra a PDVSA, que fue de las tres primeras empresas del mundo en funcionamiento y rendimiento y que generaba envidia en el concierto de las naciones del mundo, no es cosa fácil.

Estar a las puertas de “bajar la Santa Maria” el complejo siderúrgico de Guayana, uno de los más importantes de Latinoamérica, no es cosa fácil. Empobrecer a todo el país que más o menos se desenvolvía sin mayores tropiezos en el que hacer diario, no es cosa fácil. Transformar nuestra moneda en sal y agua que nadie desea mantener, no es cosa fácil. Llevar la inflación que sufrimos, producto de equivocadas y horrorosas políticas económicas y financieras del régimen, a ser la más alta del planeta tierra, no es cosa fácil. En fin, para causar males tan profundo hay que dedicarse a tiempo completo en ese sentido, es lo único que han hecho con eficacia.

Tampoco es cosa fácil salir de lo que tenemos cuanto antes. La UNIÓN de todos quienes aspiramos cambio radical es fundamental y necesaria para quitarnos de encima este régimen de la manera más rápida. La UNIÓN primero para salir de ellos y luego para iniciar el difícil y arduo pero apasionante camino de la reconstrucción nacional. Si nos mantenemos desunidos y fracturados estamos ayudando al régimen a mantenerse y de paso negándole al pueblo venezolano la alternativa válida que somos.

El momento es para hacer historia y la más apropiada y mejor manera de hacerla es en UNIÓN.

4 de junio 2022

MÁS SOBRE LA PERFECTIBILIDAD DE LA  DEMOCRACIA

Las cosas buenas de la vida debemos cuidarlas con mucho esmero, atención y actualizarlas para hacerlas modernas y nos continúen sirviendo con eficacia y prontitud. La democracia es un sistema político que nos hemos dado y es considerado universalmente como bueno, a lo menor, el menos imperfecto que conocemos y que además tiene la infinita bondad de ser perfectible.

La democracia no es creación divina sino producto de la iniciativa y pensamiento del hombre y la sociedad, por lo tanto tiene en sus entrañas las falibilidades e imperfecciones que nos son propias. Pero como hemos afirmado, es un sistema perfectible que admite ser mejorado, actualizado y modernizado y en ello debemos empeñarnos.

En nuestro país se han dado pasos, que aunque tímidos, buenos para perfeccionar la democracia y hacerla efectivamente del, para y por el pueblo, como la definió Abraham Lincoln. Cuando se estableció la elección directa de los Gobernadores de Estado y Alcaldes de Municipios, que antes los designaba el Presidente de la República y/o los ediles, respectivamente, se hizo un avance importante. Cuando se establece en nuestra Constitución el referendo revocatorio del mandato de funcionarios de elección popular y el abrogatorio de leyes, códigos o reglamentos , se dieron pasos en buena dirección para darle mas y mejor contenido a la democracia.

Pero esos cambios no nos satisfacen a plenitud, los estimamos y reconocemos pero nos parecen insuficientes y debemos continuar trabajando hasta hacer de la democracia un sistema efectivamente humano, eficaz y oportuno donde todos podamos convivir civilizadamente. Por ejemplo la descentralización y desconcentración del Poder Nacional es una materia que debemos atender con prontitud e inteligencia.

El Presidente de la República de Venezuela tiene en su competencia y bajo su responsabilidad un inmenso listado derechos y deberes que debe atender, alguien una vez dijo que se concentra en la Presidencia más competencias de las que un rey tiene. Debemos revisar eso para que el ejercicio de la primera magistratura nacional no sea tan pesado y agobiante y darle mayor flexibilidad ligereza. Otras son las decisiones que toma personalmente el Presidente que por sus consecuencias y connotaciones deben ser compartidas con el pueblo, bien de manera directa o a través de sus representantes. La designación de Ministros, Presidentes de Institutos Autónomos, Embajadores, Cónsules o representantes del país ante organismos internacionales, en quienes recae una inmensa responsabilidad nacional que nos compromete a todos, debería tener la aceptación o ser refrendada por el Poder Legislativo.

Igualmente el "Cúmplase" de las leyes, cuando ellas tienen una gran repercusión en el pueblo, debe dárselo éste en consulta abierta, libre, universal y secreta. De esta forma el pueblo participa de manera directa en la construcción de su presente y proyección de su futuro. Se trata entonces de dar pasos para que la representatividad sea menor y la participación directa mayor, sin que ella sea excesiva que pueda obstaculizar el buen y ágil funcionamiento de la administración pública. Se trata de armonizar lo representativo con lo directo para lograr el equilibrio necesario que se traduzca en bienestar colectivo. 

Los Estados regionales son los que integran y componen el país y los constituyentes han tenido una gran flojera para determinar sus competencias, al extremo que se habla de las "Competencia residuales de los Estados", es decir lo que no es competencia del Poder Nacional o Municipal, es de los Estados. Bueno, a  ese residuo o espacio hay que darle especificidad y contenido y ello es una tarea por cumplir, es una deuda que tenemos con los Estados que debemos saldar pronto por qué sino la determinamos el Poder Nacional les pone la mano y por esa vía las entidades disque federales pasarán a ser cascarones vacíos  y sin sentido.

Generalmente los elegidos se independizan de tal manera que se apartan del pueblo y sus electores  y empiezan a hacer lo que les viene en gana o piensan es lo correcto sin conocer , mucho menos consultar a quienes representan. Esta desarticulación debe corregirse para que el representante efectivamente lo sea.

"De que se puede se puede" pero hay que ponerle voluntad y decisión.

7 de junio 2022

LA PERFECTIBILIDAD  DE LA DEMOCRACIA

La democracia es un sistema político que defiende la soberanía del pueblo y su derecho a  elegir y controlar a sus gobernante. Popularmente se le conoce con la definición lincolniana: "El gobierno del pueblo, para el pueblo y por el pueblo".

A estas alturas de la historia y en medio de tantos y asombrosos adelantos tecnológicos y digitales, parece necesario revisarla y si es posible  reinventarla para hacerla más ágil, para que de respuestas más rápidas y eficaces. Dotarla de mecanismos de defensa que contengan y neutralicen los severos ataques a los que es infundadamente sometida. También, siendo el gobierno del pueblo, hay que diseñar  vías expeditas y amplias para la participación ciudadana, que además del para y por , sea también CON el pueblo. Agregar esta última preposición, CON, para hacerla participativa y mantener los niveles de representatividad en términos adecuados.

El grado de representación que el pueblo, en practica de su soberanía, entrega a gobernantes ejecutivos y parlamentarios, de acuerdo a nuestra Constitución, es bastante elevado y muy duradero, es un cheque en blanco que el pueblo autoriza. Esto se debe revisar para que ese cheque en blanco no sea tal y el grado de que unos pocos hablen y decidan por todos en todo, sea menor.

Nuestra Constitución contiene la figura del revocatorio del mandato de gobernantes electos y representantes, que por cierto ha sido permanentemente saboteado por este régimen que tenemos, que se debe y puede realizar a mitad del periodo para el que fue electo el funcionario y también la consulta abrogatoria de leyes, esta figura es un avance, es buena, pero tibia e insuficiente. Es necesario diseñar mecanismos que permitan que el pueblo de manera organizada participe activamente en todos los aspectos donde esté envuelto su presente y porvenir, no solamente para opinar, también que su criterio sea vinculante.

La democracia moderna, como gobierno de mayoría de la población, aparece a inicios del siglo XVIII junto al sufragio universal, luego de la abolición de la esclavitud y el desconocimiento de los Derechos Humanos.

Nos corresponde en este tiempo, adecuar a la modernidad la democracia, reinventarla para que todos nos sintamos protagonistas de nuestro presente y futuro y para que funcione debidamente el equilibrio entre los poderes republicanos (Ejecutivo, Legislativo y Judicial). Para que el Ejecutivo  tenga como principal prioridad la búsqueda incesante del Bien Común y la Justicia Social, para que el Legislativo produzca leyes en resguardo y por la ciudadanía estableciendo derechos y deberes y controle debidamente el ejercicio del Ejecutivo además de ser foro de discusión de los grandes temas colectivos y para que el Judicial haga siempre reinar la verdad y solamente la verdad que es la justicia.

La investigación y estudio que debemos hacer para reinventar la democracia debe hacerse desde ya, estoy seguro que será un intercambio y debate apasionante y fructífero para el país, sería un buen aporte a la Nación. Es necesario cuanto antes dar respuestas a la marcada inquietud ciudadana que apunta a que los problemas de la democracia se resuelven con más democracia y nunca con menos o peor, sin ella.

Hay quienes la participación popular, los controles adecuados, el rol escrutador del pueblo y el equilibrio de las ramas del Poder Público, como la libre y abierta discusión de ideas y la intervención del Estado cuando por interés público debe hacerlo, les molesta y estorba y entonces manifiestan su amargura contra la democracia, son autócratas, amigos de los regímenes de fuerza, prefieren despacharse y darse el vuelto.  

Perfeccionemos la democracia haciéndola más humana y eficiente y evitemos que quienes la vituperan tengan éxito.

2 de junio de 2022

SERGIO RAMÍREZ Y ADIÓS MUCHACHOS

Sergio Ramírez nace en Nicaragua en 1942, se le otorga el premio Cervantes en 2017, después de recibir muchos reconocimientos  y galardones. Abandonó por un tiempo su carrera literaria para incorporarse a la revolución sandinista. Es autor de novelas de distintos géneros y volúmenes de cuentos, es un ensayista pródigo. En 2021, el Grupo de Diarios de América, GDA, lo escogió como el personaje latinoamericano del año por su activa defensa de la libertad de expresión y de la democracia en su país.

Adiós muchachos es un interesante libro escrito por Ramirez en 1999, muchos dicen que es una autobiografía. Es una reflexión realista y serena sobre los acontecimientos antes, durante y después de la revolución sandinista. Es clarividente al anunciar el fracaso de la reforma agraria de su país y la fase de corrupción final. Este libro desmonta todas las mentiras y falsedades de la izquierda extremista y sus tramposas revoluciones y lo afirma quien militó en ella toda su vida hasta su separación.

Sergio Ramírez  fue protagonista de primer orden de la revolución sandinista en Nicaragua en 1979 que derrocó la dictadura de Anastasio Somoza. Con el triunfo del sandinismo  Daniel Ortega asume la Presidencia de Nicaragua y Sergio Ramírez  la Vice-presidencia. Luego en las próximas elecciones, el pueblo cansado y agotado le dio el triunfo a Violeta Chamorro. Mas adelante Ortega y Ramírez se separan y empiezan caminos distintos con objetivos también distintos y todo ello terminó con la ruptura definitiva de ambos. Sergio renunció a su militancia en el partido Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN.

Sergio Ramírez cuenta en Adiós muchachos su vida política, es un libro testimonio, es una manera de decir adiós a los camaradas que acompañó con vehemencia y esperanzas, es la historia de una revolución triunfante que aterrizó fallida. En el libro, también se da cuenta de las intrigas, apoyos y resistencias. También es un texto de muchas anécdotas y donde se relatan los errores políticos por "exceso de adoctrinamiento". Es un libro muy interesante que todo aquel con preocupación ciudadana debe leer, estudiar y reflexionar sobre él, es un testimonio ameno con cita de personajes como Carlos Andrés Pérez, Boris Yeltsin, Margaret Thatcher, el che Guevara y enumeración de homicidios, masacres y abusos de poder que fueron frecuentes.

Para quienes nos gusta y apasiona la historia política, este libro es excepcionalmente bueno y brillante para entender que pasa en Nicaragua desde la caída de Somoza y cómo entender también la actualidad de lo que ocurre en ese país, llena de atrocidades, atropellos y desconocimiento de elementales  normas democráticas . Lo he leído varias veces, porque además de ameno nos da una excelente información histórica muy útil para entender mejor dónde estamos parados y que nos corresponde hacer, se lo recomiendo de mil maneras.

Léanlo y estudien y quedarán amenamente  informados.

1 de junio de 2022

EN ESTE TIEMPO, ALARMA Y PREOCUPACIÓN

Un buen y estimado amigo me envió un alarmante y preocupante vídeo que recoge una entrevista que la maestra hace a uno de sus alumnos, que creo no tiene más de diez años de edad, ella le pregunta  ¿Cuándo seas grande que deseas ser? y él le responde, ASESINO. La maestra sumamente extrañada y sorprendida le repregunta ¿Asesino? y el alumno le responde, si maestra, para matar a todo el mundo menos a mi familia, la maestra dentro de su mayor asombro y preocupación le dice, entonces a mí también vas a matar y El Niño  le responde, no, a usted no porque es mi maestra.

Estas cosas que no se veían antes, bien porque no existían o porque no conocíamos, hoy con profunda extrañeza, alarma y preocupación nos damos cuenta que están presentes. El mundo o la humanidad pasó y pasa por cambios vertiginosos; unos buenos, muy buenos y otros malos, muy malos. Esos cambios, tangibles o no, han sido y son provocados por el hombre, salvo los de la naturaleza que afectan la geografía física de los pueblos y del ambiente. Así que el hombre es responsable de las consecuencias que sus  acciones de cambio han provocado. 

¿Qué ha pasado que ahora vemos acciones humanas que jamás imaginamos por su crueldad y maldad infinitas?  ¿Por qué parece haber ahora tantos seres humanos cerca de la maldad y no del bien?. A lo mejor encontramos la repuesta en la pertinaz y creo organizada acción con fines inconfesables de la narrativa negativa de la democracia y sus valores intangibles que todo ser humano debe abrigar. En esa narrativa encontramos a gente que se define como de extrema izquierda o de derecha y a algunos medios de comunicación social, cadenas, que apuntan a un lavado cerebral para mal, para separarnos de los valores y principios de ciudadanía y hacernos instrumentos de sus deleznables causas.

La democracia tiene la debilidad de su poca defensa, es atacada de distintos flancos, sectores y lugares sin que ella responda con eficacia por lo menos con la misma intensidad y de sentido contrario. La llamada anti-política y sus voceros se ocupan de desacreditar la democracia no sólo como sistema perfectible de gobierno sino como también de vida. En el último siglo hemos presenciado profundos e importantes cambios que modernizan a la humanidad y la colocan a tono con las exigencias de estos tiempos, cambios materiales que vemos y tocamos, pero también mentales y psíquicos que no vemos ni tocamos. 

En la política, el caudillismo, populismo y autoritarismo que proclaman abiertamente su concepción anti-sistema, han recurrido con mayor fuerza y amenazan con acabar con la democracia como sistema civilizado y menos imperfecto de gobierno que conocemos. Le salimos al paso frontalmente a esta ola maligna que nos amenaza a todos o seremos víctimas del desastre que con nuestra  indiferencia ayudamos a que se presente. Nos corresponde levantarnos de nuestra tribuna de observadores y actuar decididamente para que el mal no triunfe sobre el bien y las tinieblas no apoquen la luz, que en algunos pueblos esta bastante disminuida.

31 de mayo 2022