Las opiniones de Benarroch (5 de julio 2022)

ESCRIBIR

Escribir es representar ideas mediante letras que conforman palabras u otros signos gráficos, es plasmar pensamientos en un papel u otro soporte material a través de la utilización de letras o signos, por ello el pensamiento precede a la escritura que es una manera de ordenar las ideas que nos llegan.

En los últimos tiempos me he dedicado a escribir notas donde expreso opinión y consideraciones sobre variados aspectos, situaciones y pocas veces sobre personas. Confieso que me revolotea en la mente como un torbellino un cúmulo de ideas que trato de organizar, comprimir y resumir de la mejor manera en una nota, aunque en muchas ocasiones me excedo y algunos amigos me lo han dicho.

Escribir notas es organizar ideas que nos vienen del pensamiento, llevarlas al papel y resumirlas tratando que al menos la idea central quede señalada. Escribo mucho sobre política, responde a mi pasión, y sobre la situación que confrontamos en el país y algunas veces afuera. Cuando trato de abordar otros temas, muy aparte del quehacer público nuestro y de lo que ocurre con este régimen que desgraciadamente tenemos y el pueblo, confieso que me parece estarle quitando tiempo y dedicación a lo fundamental, que es nuestra Patria y nuestro pueblo.

Como todos saben soy diametral y empecinadamente opuesto al régimen que tenemos y ansío cuanto antes un cambio radical en la conducción nacional y por ello mis escritos son críticos, negativos, quisiera y deseo hacer críticas positivas y de reconocimiento, pero este régimen no da una sola razón para ello.

No me he dedicado a averiguar el nivel de aceptación que tienen mis notas, en términos generales, presumo que motivo cansancio por lo repetitivo, escribiendo siempre sobre las mismas cosas y muchas veces repitiendo la misma argumentación, lo hago ex profeso porque la redundancia y repetición ayudan a fijar los conceptos y es muy bueno no olvidarnos de lo que tenemos encima que tanto daño causa al país y a nosotros.

He escrito que este régimen es MALO Y MALUCO, así con mayúsculas sostenidas, porque lo es y para que no se nos olvide es bueno repetirlo a diario con la esperanza que ello sirva de aliciente y estimulo para profundizar la lucha que adelantamos por un cambio radical ya e inicio de la construcción nacional.

Otra de las cosas que no he medido es la frecuencia de estas notas, hace algún tiempo lo hacía semanal, después fueron dos a la semana y ahora son interdiarias, quisiera para no cansar, saber cual es la frecuencia adecuada que contribuya y no fastidie .

Al final agradezco muchísimo a ustedes me ayuden en cuanto a los temas que se deben tratar, lo extenso de las notas y la frecuencia de su publicación, para ubicarnos o ubicarme en el sitio exacto, donde todos estemos a gusto.

5 de julio 2022

¿QUÉ LOS CAMBIÓ?

Conozco amigos y algunos de ellos ocuparon importantes cargos de gobierno en mi estado Aragua y en el país, que eran auténticos antichavistas (en pleno auge de Chávez ) y estaban en franco desacuerdo con el rumbo que el país llevaba, me hablaron de políticas contrarias al interés nacional y al Bien Común. Los sentía, porque me lo expresaban, sumamente preocupados por la suerte del país. Uno de ellos cuando hablábamos que estábamos en presencia de un régimen cívico-militar, corrigió y dijo militar-cívico.

Algunos de estos amigos tuvieron que salir del país huyendo de la persecución y amenaza de cárcel, luego regresaron y para mi asombro y alarma hoy están respaldando a este régimen, ya no militar cívico, sino militar totalitario, y algunos tienen cargo de representación popular.

¿Qué los cambió, qué los indujo a ello?, es una pregunta que me hago y mi pensamiento vuela, no deseo expresar la respuesta que me doy porque todo está en conjetura y especulación y aunque sean bien fundamentadas, son solo esos, pero si de alguna cosa estoy seguro es que no son anormales y creo deben saber perfectamente bien lo que ocurre en el país y el inmenso sentimiento de repudio popular a este catastrófico régimen.

También creo que no fue por rectificación que es salir de lo malo para ir a lo bueno y no de lo bueno o regular a lo malo o peor. Ellos son gente informada e inteligente ( que ahora dudo) y deben tener conciencia del espantoso desmoronamiento de los índices que miden el grado de desarrollo de los países y de lo mal que el pueblo, mucho más pobre ahora que antes, lo está pasando desde hace por lo menos quince años.

Ellos saben que si ayer teníamos problemas y vicisitudes, hoy los afrontamos con mayor profundidad, todo lo bueno lo transformaron en malo y todo lo malo lo llevaron a peor. Lo menos que la población tiene derecho a esperar es que exista seguridad pública, personal y de bienes y que existan eficientes servicios públicos que el Estado está en la obligación de garantizar.

Ninguna de esas dos cosas tenemos. La inseguridad campea en todo el territorio nacional y estamos permanentemente expuestos a que en cualquier lugar y hora nos encuentre la delincuencia o el hamponato, civil o uniformado; y los servicios públicos (agua, luz, gas doméstico) no funcionan y cuando lo hacen es de manera intermitente que pone a todos a correr para almacenar agua, aprovechar la electricidad o comprar el gas doméstico cuando aparece.

No hablemos de PDVSA, del complejo siderúrgico de Guayana, de los centros hospitalarios públicos, de las instalaciones educacionales, especialmente las universitarias, donde todo está en el verdadero suelo a punto del colapso total. No hablemos de nuestras tierras fértiles y fecundas que hoy son monte y culebras por la expropiación o invasión instigada y respaldada por el régimen, de que el 70% de nuestra planta industrial cerró por quiebra o por fuerza oficial, de que el comercio en un 50% también cerró. No nos extendemos en nada de ello porque lo vemos, sentimos y soportamos a diario y salta a la vista, máxime cuando se está ocupando una posición de representación popular donde se tiene acceso a la información que se desee.

¿Qué llevó a estos amigos a ese extraño y muy raro cambio?, a ese inesperado brinco de talanquera, repito, no lo se. Ellos en su conciencia revisarán su cambio de parecer, de conducta y de parámetros para juzgar lo que tenemos, solo les digo que rectificar siempre es bueno en cualquier momento y lugar. Traten que sean los valores y el sagrado y gran interés nacional que los guíe en las posiciones que asumen y en sus comportamientos. Más allá de lo que ustedes piensen o hagan, está la observación pública que a diario nos escruta y emitirá, creo que oportunamente, su juicio.

4 de julio 2022

IGUALES PERO DISTINTOS

Los seres humanos somos iguales por ser creación del mismo Padre Eterno, por nuestra misma condición y ante la ley, pero somos distintos por nuestra formación, ideales, principios y valores los que nos lleva a consideraciones y opiniones coincidentes pero también diferentes, a comportamientos y acciones distintas.

Somos sociales por instinto gregario y nos podemos desenvolver en comunidad por la consideración, respeto y tolerancia que todos debemos tenernos y la capacidad de aceptar nuestras deficiencias y errores, conversándolas para superarlas. Gracias a Dios somos distintos en ese aspecto, sino la humanidad sería muy aburrida y además en las diferencias nacen los mejores caminos y logramos los mejores productos. Bien se ha dicho que “Cada cabeza es un mundo” por lo distinto que somos. Lo lógico, natural y sensato es que todos, en nuestras diferencias, nos encontremos cuando se trata de luchar para alcanzar el Bien Común y la Justicia Social.

Como queremos el bienestar propio lo deseamos al prójimo y para ello debemos colaborar con toda nuestra voluntad, privilegiando siempre la lucha por reivindicar a los más débiles, pobres y vulnerables. Mientras exista pobreza no podemos, no debemos estar conformes ni tranquilos, por ello, la vida es una constante lucha y entrega de servicio privilegiando a la colectividad y al pobre y desamparado.

Nos encontramos en una situación muy severa y difícil que nos causa inmenso malestar a todos por la desastrosa obra de este régimen. Nuestro ineludible e impostergable deber es parar la caída que tenemos como país y personas y recuperar la Nación para colocarla en vías de desarrollo integral y ello sólo es posible saliendo de lo que tenemos.

Por la desastrosa gestión de este régimen, quienes antes le dieron su confianza hoy se la retiraron y están en franca línea de oposición deseando un cambio radical cuanto antes. Ese cambio urgido por el pueblo, que lo clama a diario y a gritos, debe promoverlo y líderizarlo la dirección de la oposición conjuntamente con el país nacional organizado y adelantar una estrategia inteligente, eficaz y útil para salir de lo que tenemos e iniciar la inmensa tarea de la reconstrucción nacional.

Esa estrategia debe ser compartida por todos quienes queremos cambio, entonces ella debe elaborarse en UNIÓN de todos. Unión para elaborar la hoja de ruta que nos lleve a la salida cuanto antes de este régimen totalitario y maligno y para configurar una propuesta al país que contenga las soluciones a la honda crisis que soportamos, esas soluciones deben ser entendibles, creíbles y sobre todo realizables para no caer en nuevos desengaños. Sería nuestro programa de gobierno para la recuperación nacional y bienestar de todos quienes acá vivimos.

Se ha dicho, por voceros autorizados de la oposición, que el próximo año 2023, seleccionaremos nuestro candidato a la Presidencia de la Republica y que será por consenso -que es lo deseable- o por elecciones primarias donde todos los venezolanos mayores de 18 años puedan expresarse. A ese candidato, seguro próximo Presidente, le entregaremos ese programa de gobierno que será el camino que debe seguir. Menos mal que ahora falta menos.

2 de julio 2022