Las opiniones de Benarroch (7 de junio 2022)

LA ESCOLASTICA

La escolástica es el resultado de la unión del pensamiento filosófico y del teológico para comprender y explicar bien y adecuadamente las revelaciones sobrenaturales del cristianismo. Se desarrolló durante la Edad Media en la Europa occidental entre los siglos XI y XV. Los conocimientos de la escolástica se aplicaron en escuelas y universidades en ese entonces apoyándose en teorías filosóficas y naturales de Aristóteles y otros sabios griegos. La escolástica es entonces una corriente filosófica que busca relacionar e integrar de la mejor manera y más adecuada posible, la razón con la fe, pero colocando siempre la fe por encima de la razón.

Un gran volumen de los conocimientos de una persona viene de la experiencia y empleo de la razón, sin embargo, hay otro volumen que se adopta a partir de las revelaciones de la fe y que no puede ser explicado desde la realidad.

Para el cristianismo la escolástica fue una herramienta de gran utilidad para comprender la fe en toda su magnitud. El filósofo gigante del pensamiento Cristiano Santo Tomas de Aquino, fue el máximo representante de la corriente escolástica en el siglo XIII, su inmenso aporte profundizó en concepto y sustancia esta corriente que como hemos dicho, relaciona la razón con la fe, estando siempre ésta por encima de aquella. Santo Tomas de Aquino fue un fraile, teólogo y filósofo católico de la Orden de Predicadores, muy lamentablemente murió muy joven, a los cuarenta y nueve años, en ese tiempo no había el adelanto científico de hoy y el promedio de vida del humano era muy bajo.

Si tomamos algo que nos rodea y tenemos a nuestro alcance o lo imaginamos y le buscamos origen, sentido y razón, si por ejemplo pensamos en un “Parapente” o en el más sofisticado avión supersónico, en una patineta o el más moderno vehículo, en una carretilla o en una maquinaria de carga de las modernas, en una canoa que usaban nuestros aborígenes o en una sofisticada y moderna embarcación o en un astronauta y empezamos a buscar y razonar sobre sus orígenes, lo que primero pensamos es cómo se llama quien diseño y construyó, en el caso de la canoa de nuestros aborígenes, esa canoa, de dónde vino, quienes fueron sus padres y familia, quien construyó de dónde vino y quien de dónde vienes sus padres, de donde tomó la madera para hacerla, quién sembró ese árbol, cuando lo hizo, como extrajo la madera, como la transportó, que herramientas utilizó y así podemos seguir retro trayéndonos en el tiempo tanto que nos parece sin fin el camino, hasta que llegamos a un punto donde después de examinar lo recorrido y reflexionar, nos preguntamos ¿Y ahora?.

En ese punto y en ese ahora nos viene la idea que todo lo que vemos y vivimos; todo lo visible e invisible del universo; el hombre y la mujer, dotados de cerebro que es la computadora más extraordinaria e insondable que existe; el río, la laguna, los mares y los océanos; la piedra del jardín y los asteroides; el valle y la montaña; la fauna y la flora; el origen de los orígenes y el final de los finales; la vida y la muerte, son producto de la creación de un ser divino, omnipotente y todo poderoso, ese ser es DIOS, nuestro Creador y Padre Eterno. En ese punto y ahora se encuentran la razón y la fe y siempre aquella se entiende con la presencia e inmensidad de ésta. Quien vive con fe, vive completo, quien tiene a Dios, para qué más, si lo tiene todo, Él con nosotros y nada nos falta. Dios alimenta nuestro espíritu y llena nuestra alma, nos conduce por el camino adecuado e ideal y quienes se desvían de ese camino corren el riesgo de siempre tener problemas y obstáculos en su existencia. Estar con Dios y comportarnos imitando a su hijo Enviado Jesus, es vivir lleno de gozo y felicidad. Quien carece de fe es una persona incompleta, por no decir vacía, que siempre encontrará piedras en su camino que debe estar lleno de flores.

Hoy podemos decir, con ese estupendo e inmenso filósofo Aristóteles y con el gigante cristiano Santo Tomas de Aquino que la razón y la fe se encuentran y que aquella está consustanciada y probada en ésta . En y con la fe explicamos la razón.

7 de junio de 2022

QUE BUENO SERÍA

Que bueno sería que abandonáramos por siempre la diatriba diaria infecunda, inicua , estéril , sin entidad y subalterna y pasáramos al intercambio ideológico fecundo y sustantivo teniendo siempre presente que el interés nacional es superior a todos.

Que bueno sería que debatiéramos cómo dar mayor contenido político y humano a la democracia para hacerla más eficiente y eficaz y donde todos tengamos espacio para opinar sobre todas las materias que comprometen nuestra existencia y que nuestras opiniones sean vinculantes.

Que bueno sería que los gobernantes y representantes entiendan que su funciones son una delegación que el pueblo les hace para que cumplan con fidelidad su deber de trabajar permanentemente y sin cansancio por el Bien Común y la Justicia Social.

Que bueno sería que la oposición, que es buena su existencia en democracia porque es contrapeso y está alerta, cumpla con reciedumbre y sin cortapisas su responsabilidad siempre colocando el interés nacional primero.

Que bueno sería que nuestro sector opositor a este totalitario régimen, que se encuentra fracturada y dividida, se UNA como vía cierta para superar y salir de esto que tanto daño causa al país y a todos nosotros y empezar entre todos a lograr reconstruir el país que nos arrebataron y que en medio de muchas dificultades, vivíamos mucho, pero mucho mejor que ahora. La tarea es buscarlo y apartar las dificultades de entonces.

Que bueno sería volver al país donde todos éramos solidarios con el semejante y nos preocupábamos por la suerte comunal y no prendía el odio ni el rencor, que este régimen insiste en sembrarnos.

Que bueno sería que estos señores del régimen, mediante un rayo de luz divina, escuchen el inmenso clamor popular por adelantar las elecciones generales para reinstitucionalizar el país y presentarle oportunidad al pueblo para expresarse sobre sus nuevos gobernantes y representantes.

Que bueno sería si todos quienes proclamamos que el alto interés nacional es primero actuáramos en consecuencia.

Que bueno sería que se restableciera entre nosotros el sentimiento de fraternidad, ya que somos hijos del mismo Padre Eterno.

En fin, que bueno sería si en todos nosotros se opera un cambio sustancial que nos empiece a ser mejores ciudadanos preocupados por el interés colectivo, solidarios y practicantes de la caridad con el país, que es un deber, y con los semejantes que también lo es y que bueno sería vivir en la Venezuela que todos soñamos y deseamos , cargada de felicidad y prosperidad y donde nos podamos desenvolver como seres humanos que somos, que podamos soñar y estar cerca de la realización de esos sueños.

Tenemos el impostergable e inaplazable derecho a vivir mucho mejor que como estamos y ello pasa por salir radicalmente de lo que tenemos cuanto antes e iniciar la dura, ardua pero apasionante tarea de la reconstrucción nacional o refundar la Republica como muchos estiman.

Ese derecho, que nos ha sido arrebatado por el totalitarismo que nos martiriza, debemos conquistarlo ya, si nos UNIMOS y apartamos, aunque sea en este espantoso episodio que nos queda para la salida, los intereses sectoriales e individuales.

En la UNIÓN de manera civilizada, inteligente y sin traumas está el camino que nos conduce a nuevos y mejores senderos.

6 de junio 2022

INSTANTES EN LA VIDA, PARTICULARMENTE EN LA POLÍTICA

La vida está llena de momentos e instantes, cada segundo que pasa es una ocasión para hacer o no hacer y lo que hagamos o dejemos de hacer tienen consecuencias inmediatas o posteriores, que se sienten en ese momento nada más o que perduran en el tiempo, todo de acuerdo a la entidad, intensidad y magnitud de lo que hicimos o dejamos de hacer. La vida entonces es una invitación permanente a tomar decisiones que se reflejan en nosotros mismos solamente o tienen efectos más allá de nosotros, en el prójimo o comunidad.

El doce de abril de 2002, cuando Chávez, ante la gigantesca manifestación de voluntades celebrada en Caracas que protestaba su gobierno y la solicitud formulada por el alto mando militar, renunció a la Presidencia de la Republica, “La cual aceptó”, estuvo lleno de momentos álgidos y trascendentes para el país y todos nosotros, que si se hubiesen tratados con inteligencia política y capacidad ciudadana, la situación ahora fuera otra, totalmente distinta a esta, seguro menos mala o mejor, nunca peor.

Cuando Chávez se entregó mansamente y lloroso en el comando general del Ejército y pidió ser acompañado por el Cardenal Ignacio Velasco, solicitó un avión para irse a Cuba con su familia y siete millones de dólares, un General del Ejército le respondió que no, que debía quedarse en Caracas para ser juzgado por el daño causado al país y a los venezolanos. Fue trasladado a la isla de “La Orchila” y ya sabemos todo lo ocurrido después.

Cuando el señor Pedro Carmona, para la época Presidente de Fedecamaras, asume provisionalmente la Presidencia de la Republica y anuncia al país un paquete de medidas desatinadas, inconstitucionales y sin lugar, no había en el escenario ningún político probado, inteligente y de altura que lo alertara sobre el delicado momento y sus consecuencias y ocurrió lo que todos sabemos: Regresó Chávez para peor que peor.

En esos dos instantes, donde se ventiló la suerte de la Republica, si se hubiese actuado con inteligencia política y diría con sentido común, que al parecer es el menos común de los sentidos, todo ha debido empezar por convocar a esas voluntades, con seguridad no estuviéramos pasándola tan mal como ahora.

Estamos sufriendo las consecuencias de aquellas decisiones, de aquellos instantes, donde estuvo presente la suerte de la Republica. Como esos instantes han ocurrido muchísimos, unos de capital importancia y otros de menos.

Lo cierto es que estamos permanente convocados y emplazados a tomar decisiones y lo acertado es que las que tomemos se correspondan con nuestro bienestar y el Bien Común. Cada quien toma decisiones de acuerdo a su formación, principios y escala de valores y cuando se actúa de acuerdo a la prédica actuamos con autenticidad.

En este tiempo tan menguado vemos, con mucha alarma y preocupación, como la autenticidad en muchos políticos del régimen pero también de la oposición no cuenta para nada, igual mentimos y falseamos para lograr objetivos generalmente non santos y ello transforma la política en un funesto y nauseabundo torneo demagógico de mentiras y falsedades que es un ambiente que debemos extinguir para siempre.

“Por la verdad murió Cristo” y por ello debemos luchar sin descanso para desenvolvernos en buen camino. Los mentirosos, falsos y tránsfugas quedan arraigados a la orilla del camino, mientras la caravana de la verdad pasa.

5 de junio 2022

EL DEBER, LA AMENAZA Y LA COMUNIDAD

Fui concejal en La Victoria, Estado Aragua, durante el periodo 1969-1974 y me correspondió presidir la comisión que tenía que ver con la administración y ejecución de la Ordenanza de Impuestos Municipales. Procure una profunda reforma a la existente que era totalmente vetusta y desactualizada. La que teníamos para aprobación no fue bien recibida por la Cámara de Comercio e Industrias de la ciudad y entonces organicé una reunión de ellos, nosotros y un representante de Fedecamaras.

La reunión se efectuó y por Fedecamaras asistió en doctor Porras Omaña quien después de conocer el proyecto de reforma dijo, yo pensaba que me iba a encontrar con una barbaridad contraria al interés general y no ha sido así. Les digo, prosiguió hablando, si fuera concejal de este distrito propondría más bien aumentar estos impuestos, pues el municipio necesita de muchos recursos para cumplir con su inmensa responsabilidad y nosotros los empresarios estamos obligados a colaborar; además todos sabemos que en la escala que estudiamos para iniciar la inversión, el impuesto municipal esta de decimoquinto. La Ordenanza se aprobó y todos marchamos contentos y felices. Más adelante la municipalidad contrató los servicios de Porras Omaña para asesorarnos en materia impositiva.

Otro paso que dimos fue el de realizar una amplia auditoría en todas las empresas instaladas en la zona Soco de la ciudad; para tal efecto contratamos a un grupo de municipes expertos en impuestos. Al cabo de corto tiempo, los auditores nos presentaron tres industrias que tenían tiempo evadiendo el impuesto municipal a través de la grosera costumbre de doble libro de contabilidad.

Procedimos al reparo procedente y notificamos al dueño y propietario de las tres empresas que resultó un señor dueño de una importante cadena de medios de comunicación social del país. Este señor me llamó e invitó a conversar en su oficina situada en la Torre de la Prensa en Caracas, cerca del Panteón Navional.

Como yo estudiaba entonces en la Universidad Católica Andrés Bello me quedaba cerca la oficina del señor y fui hasta allá. Entré a su oficina saturada de olor a buen tabaco y sin saludarme me dijo, te he investigado y se quien eres, no tienes real ni medio de comunicación y así es difícil hacer política, yo tengo ambas cosas y las pongo a tu orden con tal que seas mi concejal en ese pueblo que me debe tanto por la inversión que allá he hecho. Debieran estar agradecidos y no persiguiéndome. Además, tu como yo tenemos sangre sefardí y nosotros preferimos nos toquen las nalgas y no la cartera.

Le dije que no lo perseguíamos y que simplemente nos correspondía administrar la ciudad y queríamos hacerlo como debe ser y que yo era concejal de todo el municipio y no de nadie en particular. Atente a las consecuencias me dijo y empezó una terrible campaña de desprestigio en mi contra que gracias a Dios no me quebró. Mi hermana menor que trabajaba en una de sus empresas fue despedida de inmediato.

El asunto llegó hasta la Corte Suprema de Justicia. Me llamó quien era secretario de la comisión administrativa de la Corte para preguntarme si conocía con quien me estaba metiendo y le dije que si,  me “aconsejó” que era bueno dejara las cosas hasta allí y que había ido muy lejos. No supe que decisión tomó después la Corte; creo que archivaron el caso hasta siempre.

Estos casos donde el interés personal quiere imponerse y sojuzgar al colectivo lo hemos presenciado desgraciadamente muchas veces y lo recto es que le salgamos al paso para siempre estar al lado del Bien Común. Acontecimientos como estos, que lamentablemente ocurren con relativa frecuencia, donde se produce un encontronazo entre el interés personal y el colectivo que debemos preservar, hay que atenderlos con reciedumbre y no quebrarnos y siempre estar al lado del interés colectivo y del Bien Común y la Justicia Social.

9 de junio 2022

BENEVOLENCIA

Job 29: 11-17. “…Yo libraba al pobre que clamaba y al huérfano que no tenía quien le ayudara . Llenaba de gozo a la viuda. Ojos era para el ciego y pie para el cojo. Padre para los necesitados y quebraba los colmillos del impío y de sus dientes arranque la presa…” El versículo anotado nos habla de la benevolencia que es una cualidad del ser humano con la que demuestra y prueba en sociedad que es bueno con los que convive. Una persona benevolente es aquella que es buena con los demás y sus sentimientos apuntan que las acciones que tiene que tomar deben beneficiar a los demás e inclusive comprometiendo su bienestar.

Un ejemplo de benevolencia es la que manifiesta con acciones el Papa Francisco , quien con gestos de profunda humildad y una notoria transformación de la Iglesia Católica, ha enviado un mensaje de paz, unión y comunidad entre todas las personas del mundo.

Los conflictos sociales, étnicos y bélicos afectan seriamente la benevolencia porque cada quien cuida con privilegio su bienestar e intereses sin pensar en el colectivo. Es contrario a la benevolencia ocasionar daños y malestar al prójimo y cuando ellos se propinan a un pueblo se está en presencia de una indolencia intolerable por negligencia, falta de cumplimiento de deberes o por maldad de marca mayor.

Por ello y visto todo lo ocurrido en estas dos ultimas décadas y particularmente en los últimos cinco años, podemos afirmar con mucha propiedad que estamos en un confrontamiento con un régimen totalitario indolente y bien lejos de la benevolencia, que no sólo no le importa el malestar ciudadano sino que lo causa y procura.

La iniquidad, la maldad, la desatención de los deberes y obligaciones de los gobernantes de hoy, es contrario a la benevolencia y con seguridad a éstos señores del régimen se les debe haber presentado una enorme mancha bien espesa y obscura en el lóbulo frontal del cerebro. Estos son peores, más allá de los malos. Hay muchos que no solucionan nada paro no causan daños. Estos, además de no solucionar nada, al contrario todo lo destrozan, también provocan daños terribles como hambre, frío e inseguridad.

En consecuencia, insistimos sobre la urgente necesidad de la salida de todo lo que tenemos cuanto antes y ello sólo es posible en UNIÓN de todos los sectores e individualidades que deseamos cambio radical ya.

La benevolencia no es incondicional, ni siquiera Dios, nuestro Señor y Creador, la concibe así. El perdón es una manifestación de benevolencia y para que Dios, nuestro Padre Eterno, nos atienda es necesario contrición, arrepentimiento y enmienda para no volver a chocar con la misma piedra, que se esté contrito, arrepentido y abatido por haber cometido una falta. Ello lo hacen quienes tienen el alma elevada y por lo tanto no lo esperemos de este régimen.

8 de junio 2022