Las palabras robadas

Desde niño oía y leía palabras que enaltecían el alma y fortalecían nuestra vida a causa de su esclarecedor significado. Nuestros maestros nos hacían repetirlas para que quedaran grabadas en la mente.

Una de ellas era patria. Para nosotros, la mayoría, ella hace alusión a lo que sería la tierra natal o adoptiva a la que un individuo se siente ligado por vínculos afectivos, culturales, históricos y otros de diversa índole.

Para, en lugar de quienes comandan el régimen imperante en nuestro país, la patria solo incluye a los que se identifican con ellos. Es por esa razón que a quienes conformamos la inmensa mayoría del país, nos denominan apátridas; es decir, personas no reconocidas como ciudadanos conforme a su legislación sin nacionalidad alguna.

Se supone que todo miembro de una patria debe poner todo su esfuerzo en que ella y quienes allí moran sean protegidos y nadie la utilice en provecho propio. Todo patriota debe velar porque su país mantenga su soberanía e impida que ni individuos de otras nacionalidades expolien sus recursos, ni nacionales se confabulen con esas personas para arrasar a su propia patria. Surge entonces la pregunta: ¿quiénes son los verdaderos patriotas?

Otra palabra era, bolivariano. Por ella se entiende como referido a Simón Bolívar, su historia, su proceder personal y político en las diversas áreas en las que le tocó actuar. Su difusión y estudio es papel de todos, siendo uno de los principales puntales la Sociedad Bolivariana, creada en 1938. Desde entonces esa institución se ha caracterizado por el estudio y difusión del pensamiento de Simón Bolívar.

Los escritos de Simón Bolívar durante la lucha por la independencia de España son muy importantes para consolidar la base intelectual del proyecto "bolivariano". Entre las fuentes más influyentes están la Carta de Jamaica, el Discurso de Angostura y el Manifiesto de Cartagena.  

Ahora bien, el llamado socialismo del siglo XXI ha tratado de sostenerse apropiándose de los escritos de Simón Bolívar. Pero su origen es más bien un collage de los principios revolucionarios de Jean-Jacques Rousseau y Karl Marx, según la opinión y las interpretaciones de Hugo Chávez. El régimen actual se ampara en la tiranía cubana y en gobiernos de países extranjeros como Irán, Siria, Rusia, China y Turquía, que no se caracterizan por ser democráticos. Entonces, ¿se pueden denominar bolivarianos?

Es por estas razones que esas palabras robadas han de ser devueltas a los verdaderos patriotas venezolanos y bolivarianos.