Las políticas de mercado no reactivaran la economía

El gobierno venezolano está instrumentando políticas de mercado que ayuden a la reactivación de la economía,  la cual lleva seis años en recesión.  Según la revista The Economist  es poco probable que dichas políticas impulsen un boom de inversiones que reactive la maltrecha economía, debido a la pandemia y a las sanciones de Estados Unidos.    

Movido por la desesperación el régimen de Maduro está instrumentando políticas de mercado, para rescatar la maltrecha economía venezolana. Sin embargo el régimen presenta el giro hacia las políticas de mercado, no como un acto de desesperación, sino de perfeccionamiento del socialismo. Lo que llamamos políticas de mercado o de libre mercado, son aquellas que restringen el rol del Estado en la economía y aumentan el de las fuerzas del mercado. Ellas contemplan las de privatización de empresas públicas y las de liberalización de precios, tanto de precios de los productos como de las divisas  

Maduro desechó  un sistema de cambios múltiples en el año 2018. El que hace poco tiempo el gobierno calificaba de dólar criminal,  ahora circula libremente en las calles. Es más común en las calles de Caracas que el bolívar, debido a la crisis de efectivo. Se eliminó el control de precios y la gasolina se expende a precios dolarizados en las estaciones de gasolina.

Las tiendas, antes vacías, están abastecidas. En el campo, la elevada cantidad de tierras que Chávez entregó a los campesinos ahora están siendo compradas por personas que se han enriquecido, beneficiándose del capitalismo de amiguetes que floreció bajo la sombra de su sucesor.

Parte del Estado se está contrayendo. PDVSA, que una vez empleó a 150.000 personas, ahora tiene una fuerza de trabajo de 111.000, de acuerdo a cifras aportadas por el sindicato de trabajadores petroleros. Muchos de los trabajadores formaron parte de la diáspora que emigró a otros países vecinos como Colombia.

El gobierno de Venezuela está actuando movido por la desesperación: Venezuela ha venido padeciendo una recesión por más de seis años. El mal manejo de PDVSA hizo colapsar la producción, lo que aunado a las sanciones de la administración Trump provocó el colapso  de las exportaciones petroleras. La corrupción desbordada impulsó el mercado de carros de lujo, pero quebró al Estado.

Un empresario señaló que el gobierno está instrumentando un programa de ajuste similar al de los llevados a cabo por el Fondo Monetario Internacional (FMI). Las sanciones lo han hecho factible políticamente. Debido a que el FMI no le suministra a Venezuela la ayuda que el régimen requiere, el gobierno continúa financiando su gigantesco déficit ordenando al BCV emitir dinero sin respaldo.  

La pandemia y las sanciones de Estados Unidos impedirán que Venezuela, en el corto plazo,  disfrute de un boom de inversiones, producto de sus políticas de mercado, que ayuden a la reactivación de la maltrecha economía. 

Nota: Este escrito está basado en la traducción libre de una parte del artículo:  The Economist. 2021. Cuba and Venezuela. Open up, hesintantly, to the market. Feb 13 th. 

Profesor UCV