Las universidades privadas han diversificado sus ingresos para mantenerse activas

Las Universidades privadas han logrado diversificar sus ingresos, a fin de obtener los recursos necesarios para hacer las inversiones requeridas para instrumentar el teletrabajo y la educación a distancia. Gracias a ello han logrado continuar con su actividad docente, sus actos de grado  e impulsar actividades de extensión e investigación, ¿Deben las universidades públicas seguir la misma estrategia para reducir su dependencia del presupuesto del Estado? 

En una entrevista en el programa Univérsate auspiciado por la UCAB, el rector de la Universidad Metropolitana (Unimet) Benjamin Scharifker, detalló los principales retos y desafíos que enfrenta la Unimet en sus 50 años y  se refirió también a la situación de las universidades públicas. El Dr. Scharifker fue previamente profesor y rector de la Universidad Simón Bolívar, por lo cual está familiarizado con la situación de las universidades públicas. Debido a su experticia consideramos conveniente divulgar sus planteamientos sobre la crisis que enfrenta la universidad venezolana, a fin de contribuir al debate que se está dando en la actualidad.         

Cuando se le interrogó sobre los desafíos que enfrenta la Unimet en sus 50 años respondió que el principal desafío de la universidad es a su vez el principal desafío de la sociedad venezolana. Venezuela no puede seguir confiando en la explotación de los recursos naturales. Hay que hacer inversión en formación de talento. Ese es el principal desafío de la universidad y de la sociedad venezolana.

En la misma línea de pensamiento se le preguntó sobre los retos que enfrenta la educación superior privada en nuestro país. En relación a esto respondió que  la educación superior en Venezuela se ha venido desenvolviendo dentro de un modelo anticuado. Las universidades públicas dependiendo del presupuesto del Estado y las privadas de la matrícula. A juicio del rector había que progresar hacia un modelo sostenible lo que implica la diversificación de ingresos. En ese sentido señaló que había que profundizar la relación con el sector productivo. No hay que olvidar que la Unimet fue fundada, a inicios de la década de 1970, por un grupo de industriales venezolanos que pensaban que hacía falta formación de recursos humanos para la industria y otras actividades productivas. Estas relaciones hay que profundizarlas. Debe haber también una mayor vinculación con los egresados, en particular con los que están en el exterior, algunos de los cuales se han involucrados en actividades productiva que pueden ser útiles a la universidad. Señaló el rector que su objetivo es convertir a la universidad en un motor de desarrollo.

Al final se le interrogó sobre la situación de parálisis de las universidades públicas y lo que éstas debían hacer para superar esta situación. A juicio del rector las transformaciones tienen  que ocurrir en toda la sociedad. Las universidades públicas no tiene capacidad de inversión. Las privadas han debido invertir en plataformas tecnológicas de información y en la formación de profesores y estudiantes, para poder desarrollar las capacidades que se requieren para continuar las actividades  a distancia. Las públicas no han podido hacer esas inversiones porque el Estado no las provee con los recursos necesarios para hacer las inversiones mencionadas. Los recursos del Estado no son suficientes ni siquiera para remunerar adecuadamente a sus profesores, los cuales reciben salarios muy por debajo la canasta básica. La Unimet ha tenido que diversificar sus fuentes de ingresos para no depender solo de la matrícula. Sus fuentes de ingresos hoy son muy diferentes a las que tenía hace cinco o diez años. Enfatizó el rector: ya no dependemos de la matricula como nuestra fuente de ingreso principal. Estamos trabajando en que nuestros programas de postgrado tengan reconocimiento internacional. Las universidades públicas deben buscar otras fuentes de ingresos porque el Estado no está en capacidad de proveerlas con los recursos que requieren, debido a la quiebra de su principal fuente de ingresos que era la actividad petrolera.

En síntesis, gracias a la estrategia de diversificación de ingresos la Unimet ha logrado sortear con éxito la construcción de una plataforma tecnológica y la formación de los recursos humanos en las capacidades requeridas para que las actividades continúen a distancia. Gracias a ello han podido celebrar sus 50 años de creación con la graduación de la reciente cohorte, tanto de estudiantes de pregrado como de postgrado. Igual ha sucedido con la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB)  la cual ha logrado continuar con sus planes de grado. Adicional a ello ha logrado implementar una nueva edición de la Feria del Libro del Oeste que en el año 2020 se dio en forma  virtual, así como liderar la última edición de la Encovi.

Se deduce de las declaraciones del rector de la Unimet que el reto de las universidades públicas en la actualidad es reducir su dependencia del presupuesto del Estado, el cual no está en capacidad de sufragar los gastos de las universidades. En entrevista a uno de los directivos de la ONG Aula Abierta, en el programa citado de Unión Radio, éste reveló que el gobierno ha aprobado entre 1 y 5% de los recursos solicitados por las universidades públicas.  En ese sentido deben llevar a cabo un proceso de diversificación de sus ingresos. El ingreso del cobro de matrícula no es suficiente y deben desarrollar otras fuentes de ingreso. Este esfuerzo de generación y diversificación de ingresos, debe llevarse a cabo haciendo lo posible para que ello no implique un encarecimiento de la matricula que cobran las universidades públicas en las carreras de pregrado. Las instituciones públicas de educación superior  vienen, desde hace décadas, avanzando en planes de generación de ingresos para compensar las carencias que plantea la precaria asignación de recursos por el Estado. Se trata de profundizar estas iniciativas.

Profesor UCV

Fuente: Entrevista al rector de la Unimet en el Programa Univérsate auspiciado por la UCAB, transmitido el domingo 20 de diciembre del 2020.