A levantar las sanciones...

Esa idea de la oposición de negociar un revocatorio o unas elecciones presidenciales adelantadas no tiene ningún asidero. Las próximas elecciones presidenciales deben realizarse cuando lo indique la Constitución Nacional en el 2024 y no se realizar el referéndum revocatorio en el 2022 debería de negociarse en México también. La observación internacional en las próximas elecciones, la liberación de los presos políticos, la no intervención de los partidos políticos y la elección democrática de sus líderes, tribunales independientes de revisión de los casos de crímenes de lesa humanidad y mejores controles del gasto fiscal es lo que sí se debe acordar y negociar en México a cambio del levantamiento de las sanciones económicas contra Venezuela. Las negociaciones de México no deben tomar meses. Sería criminal para los ciudadanos.

EEUU, UE y Canadá debieran alinearse y exigir a la oposición venezolana estas líneas de negociación en México. La realidad es que tanto la oposición como el oficialismo han cometido muchas trasgresiones contra la Constitución Nacional Ni la oposición ni el oficialismo han agotado los caminos democráticos ni constitucionales para lograr sus objetivos. Ninguno tiene total autoridad moral. Ahora no se le puede pedir al oficialismo que vaya a elecciones en medio de sanciones a la economía nacional. Sería poco realista pedir adelantar una elección presidencial sin que la Administración Maduro tenga la oportunidad de gerenciar una economía sin sanciones y más tomando en cuenta que la presente Administración ya abrió la economía a todos los ciudadanos y liberó los mercados. La Administración Maduro nunca va a aceptar y con razón ir a un referendo revocatorio o a elecciones adelantadas en medio de sanciones paralizantes. Igual la oposición ha cometido faltas muy graves contra la democracia y por lo tanto, no debe negociar desde una superioridad moral que no posee, y debe proponer levantar las sanciones de una vez a cambio de más libertades políticas para participar en el 2024.

Venezuela presenta una emergencia económica con más de 500 empresas del Estado perdiendo dinero. Pdvsa y otras empresas del Estado están casi paralizadas. La deuda externa está en incumplimiento. Todo esto debe reactivarse antes de ir a Referéndum Revocatorio o a Elecciones presidenciales. Pensar lo contrario es irreal y creo que esa es la visión Europea.

Venezuela no debiera tener sanciones a toda operación de privatización y podría imponerse ciertos requisitos de democratización de las empresas del Estado y de transferir activos al sector privado.

Venezuela no posee reservas internacionales para reactivarse por si misma. Se desmoronó y mermaron a casi cero las reservas internacionales del país. 

Incluso un rescate del FMI o de Rusia y China es inviable debido a que las disputas políticas hacen al país ingobernable y a que la corrupción impide recuperar las inversiones. Venezuela se quedó sin acceso a recursos de última instancia por disputas políticas interminables. En México esto debe cambiar. Los recursos de última instancia son imprescindibles. EEUU y Europa utilizaron esas reservas para levantar la economía del colapso financiero del 2008 y ahora para enfrentar la perdida ocasionada debido al Covid-19. En estos casos de deterioro económico súbito, los países deben contar con fondos de última instancia que los usan para inyectar gigantescas sumas de dinero a la economía directamente en empresas para salvar empleos y a la economía. Las batallas entre oficialismo y oposición no permiten que Venezuela enfrente su emergencia económica rápidamente como debe. Venezuela necesita más de $100 mil millones en inversiones anuales para reactivar su sector de recursos naturales y muchos inversionistas en el exterior están interesados. Todos los sectores necesitan reactivarse y generar empleos.

Considero que Canadá, EEUU, Europa Rusia y China debieran conducir a las partes (oficialismo y oposición) a un mayor realismo en las negociaciones en México. Venezuela esta lista para reactivar su economía vía inversionistas privados que administren las empresas del Estado con participación ciudadana y que pueden ayudar a rescatar la economía y a disminuir el impacto tan negativo que tiene la corrupción. La transparencia en el manejo de los recursos de las empresas del Estado se hace indispensable para rescatar a la economía, reducir la inflación y generar empleos. México es una gran oportunidad para llegar a resultados rápidos y que permitan una economía más activa para que la administración Maduro pueda competir y aproveche las acciones correctivas que ha tomado en materia económica. Criminalizar en forma genérica y sin derecho a la defensa tanto a líderes del oficialismo como a los de la oposición frena el desarrollo económico. México es el lugar para desarrollar metodologías y negociaciones realistas para el futuro del país. También México es la oportunidad para que países como Canadá, EEUU, Europa Rusia y China demuestren que tienen un impacto positivo sobre el futuro de las naciones más pequeñas y que no se queden en diatribas primitivas y eleven la visión de nuestros líderes.

Twitter: @alejandrojsucre