Muy bien Fedecamaras

 Haber invitado al oficialismo al Asamblea 77 de Fedecamaras fue un gigantesco paso para la institución empresarial. Y haber sido acompañada por más de 50 cámaras empresariales del país a ese acto fue un contundente y acertado respaldo a la política de acercamiento que el país clama. Igual ocurre con gran parte de la oposición liderada por Henrique Capriles donde piensan que el debate y las diferencias nunca deben salirse de los canales democráticos. La resistencia, las manifestaciones, los debates, todos deben ser democráticos. Basta de la criminalización de los líderes entre sí y muy buen paso de Fedecamaras de haber roto formalmente con el formato impuesto por algunos radicales de la oposición. Si el mismo oficialismo criminaliza a la oposición y a los empresarios pues la respuesta no deber ser criminalizar a los oficialistas, sino con paciencia esperar el momento para racionalizar y debatir como lo ha hecho Fedecamaras en su Asamblea número 77.

Venezuela necesita líderes políticos y políticas económicas que atraigan de los mercados nacionales e internacionales $3 trillones en inversiones en los próximos 10 años para desarrollar su potencial económico y expandir su PIB anual a USD 1 trillón, basado en recursos naturales, agrarios y demás sectores de la economía. Eso implica pocas agresiones y muchas discusiones y debates entre políticos, en la AN, entre empresarios y sindicatos para analizar el papel de las inversiones extranjeras, las políticas comparativas para atraerlas, las condiciones de atraer inversiones para beneficiar a la población, comunicar la importancia de los inversionistas a la población, beneficiar la democratización del capital y a los inversionistas locales, debatir políticas migratorias y arancelarias, desmontar la hiperinflación, reorganizar toda la estructura gubernamental para hacerla más eficiente y menos despilfarradora. Esos son los debates que necesita Venezuela. No las agresiones entre líderes buscando revanchas personales y protagonismo exacerbado.

Fedecamaras descriminalizando al oficialismo y el oficialismo asistiendo a la Asamblea número 77 de esa institución han dado un paso al frente muy importante para romper con el patrón de rencillas a los que nos tienen sometidos algunos políticos radicales de oposición y del oficialismo y las redes sociales. Nuestro territorio es más privilegiado en términos per cápita en riquezas de recursos naturales que Rusia, Brasil, China, India y EEUU. Está de 4to. lugar a nivel mundial en per cápita de recursos naturales comercializables detrás de grandes potencias como Canadá, Australia y Arabia Saudí.

La oposición debe dar una respuesta de más profundidad democrática acercándose al pueblo en cada rincón del país para formarlo, en lugar de buscar prender candelitas y “salidas” rápidas y usar sanciones y marchas, aunque democráticas, como armas. Los ciudadanos en un ambiente de pugna entre las cúpulas políticas aisladas en sus batallas no encuentran soluciones de gobierno: mejor infraestructura, promoción a las inversiones, mejor educación y salud pública, funcionarios públicos que faciliten la actividad privada para el crecimiento económico de la nación. Solo observan a través de las noticias afrentas de lado y lado mientras el PIB cayó en 66 % en 6 años.

El papel de los líderes políticos es el mismo que el de los capitanes de equipos deportivos. Juntos, empresarios, políticos, sindicalistas, intelectuales y gremios profesionales sólo deben concentrarse en cómo recuperar la producción del país y ese esfuerzo ayudará a fortalecer las instituciones. No es al revés. Es que las instituciones se adapten a asegurar estabilidad a las inversiones y que el mismo pueblo las abrace.

Hoy el Estado venezolano controla el 100 % de los recursos naturales en Venezuela y a la vez todas las empresas en manos del Estado para desarrollar esos recursos naturales están quebradas. Este deterioro nada tiene que ver con las sanciones. Este deterioro es producto de líderes políticos que no ejercen sus funciones. Venezuela debe ser un centro de inversiones chinas, rusas, europeas y estadounidenses y no un centro de confrontación geopolítica. Venezuela debe retomar el rumbo de $1 trillón en crecimiento del PIB con un nuevo impulso de líderes políticos con visión de gran país de la talla de nuestros libertadores.

 

Para crear infraestructura y autopistas para conectar a toda la nación de manera que se pueda activar al comercio nacional e internacional con nuevas y viejas empresas agrícolas, mineras, energéticas, turísticas, y manufactureras, se necesita el apoyo de inversionistas nacionales y extranjeros. Para arrancar las obras de infraestructura inconclusas producto de la corrupción, para superar el default de la deuda externa, para incrementar la capacidad eléctrica y el urbanismo, todos los venezolanos debemos atraer inversionistas y empresarios de todos los países y unirnos para superar las sanciones. Fedecamaras ha dado un primer paso importantísimo.

Twitter @alejandrojsucre