Otras implicaciones del caso Esequibo

Además del problema limítrofe, el diferendo con Guyana impidió la salida del norte brasileño al Caribe, prometida por Chávez hace más de 10 años, que le permitiría a Brasil sacar su producción de soya, maíz, sorgo y carne de cerdo hacia Venezuela y el Caribe, haciendo su exportación viable, pues usar los puertos del Río Amazonas encarece enormemente los costos exportación.

Venezuela estaba muy interesada en el proyecto pues por allí enviaría hacia el norte de Brasil, todo el calcáreo requerido para la siembre de soya y otros productos, además de fertilizantes (urea, roca fosfática y escoria cálcica) en adición a cemento, materiales de construcción y cabillas, importaciones indispensables para el desarrollo de Roraima, lo que justificaba la construcción de comunicación carretera y ferroviaria.

A pesar de que el proyecto estuvo promovido por los franceses (El Metro de París, 2.000 Millones de Dólares) finalmente no se dio y la cancillería brasileña (Palacio de Itamaraty, Brasilia) ya anunció, que saldría por Paramaribo (Surinam) lo que permitirá el referido acceso al Atlántico de los productos brasileños.

Adicionalmente, para Venezuela la zona más importante de pesca es la costa y mar afuera de las “Guayanas” que implica para el país más de la mitad de las pesquerías que realizan nuestros barcos que salen de Margarita (Macanao y Coche), de Río Caribe y de Güiria, donde funciona un puerto pesquero internacional en el que recalan muchos barcos pesqueros de Asia y Oriente Medio que explotan la pesca del Atlántico medio y sur.

La prospección sismológica, la perforación con taladros, la instalación de oleoductos y gas perturban fuertemente la producción pesquera, sobre todo de sardinas y especies forrajeras e interrumpen el flujo normal estacional de nutrientes que salen por Boca de Dragón, hacia el norte del Caribe, fertilizando las aguas y haciéndolas las más ricas para pesca con nasas.

Pesqueros de Margarita, Los Testigos y Los Frailes faenan diariamente estas aguas, siendo seriamente afectados por dicho impacto, que también decrecerá la producción de moluscos (tripa de perla, botutos, mejillones y pepitonas). La caída de la pesca de sardinas actual no es fortuita, es producto de las acciones de prospección petrolera en el Esequibo.

Profesor Facultad de Agronomía UCV