Súper fracaso

A pocas horas de haber sido reelecto como Presidente del Real Madrid, Florentino Pérez hace pública la creación de la “Superliga Europea” de futbol. Confirma en sus palabras la inscripción de doce clubes en el proyecto: Real Madrid, Barcelona, Atlético, Inter, Juventus, Milan, Manchester United, Liverpool, Arsenal, Manchester City, Chelsea y Tottenham. Además anuncia que habrá tres clubes más invitados en la primera edición, para un total de 15 equipos, que crecerá hasta 20, por lo que faltarían tres fijos más cinco invitados para completar la cuota. 

Presentándose como un “salvador” argumentaba que: “Esto lo hacemos para salvar el fútbol, que está en un momento crítico, a punto de arruinarse. La situación es dramática. Lleva tiempo perdiendo interés. Las audiencias y los derechos audiovisuales van bajando y algo había que hacer. El fútbol está en caída libre. Si no hacemos algo, no durará mucho. Debe evolucionar, como la vida, las personas y las empresas. Se tiene que adaptar a los tiempos”

Con mucho orgullo empresarial también señaló que el proyecto cuenta con el apoyo de algunos millonarios estadounidenses, dueños de clubes europeos, como principales inversores, entre los cuales citó a: 

-Stan Kroenke, propietario del Arsenal y con un patrimonio de casi 7.000 millones de euros, sería uno de los Vicepresidentes de la Superliga Europea. El multimillonario de 73 años, nacido en Missouri, es también propietario de Los Ángeles Rams en la NFL, Denver Nuggets de la NBA, Colorado Rapids de la MLS y Colorado Avalanche de la NHL.

-John W. Henry socio mayoritario del Liverpool, donde la estrella de los Lakers, LeBron James también es uno de los socios, y está detrás de Fenway Sport Group; su fortuna asciende a los 2.500 millones y también es propietario de los Red Sox de la MLB. El empresario de 72 años se uniría al comité ejecutivo de la Superliga.

-Joel Glazer, sus empresas, controlan a equipos como Tampa Bay Buccaneers en la NFL y Manchester United, de la Premier League. Es co-presidente ejecutivo de los Red Devils y se uniría a la junta directiva de la Superliga Europea como Vicepresidente.

-El banco estadounidense, JP Morgan, financiará la iniciativa de la Superliga Europea y aunque no se han dado a conocer más detalles, se estima que la entidad financiera aporte $4,200 millones de dólares a los clubes fundadores.

En las cuentas preliminares que hemos hecho, sostenía muy animado Florentino Pérez, se cifran en más de 7.000 millones de Euros el montante a repartir de inicio entre los participantes y eso sería una salvación para el decaído negocio del futbol

Lo que no se esperaba este nuevo “ángel salvador” y sus compañeros de proyecto, fue la respuesta inmediata que dieron los diferentes sectores relacionados de manera directa o indirecta con el futbol:

-Los primeros en manifestarse públicamente en contra fueron Ander Herrera, jugador del PSG, Luis Figo y Gary Neville por considerar que el referido proyecto era discriminatorio y dejaba por fuera al 85% de los equipos participantes en las ligas europeas.

-La UEFA amenaza a los jugadores, a los que advierte que "si juegan la Superliga no podrán jugar con sus selecciones". Y la FIFA su suma a la oposición del proyecto; su presidente, Gianni Infantino, declara "la creación de una Superliga supone la escisión de las ligas, federaciones, de la UEFA y de la FIFA".

-Javier Tebas, presidente de La Liga Española,  tasa los dramáticos efectos de esta competición para el fútbol español en 1.720 millones de euros, "es una iniciativa elitista y secesionista".

- Los gobiernos de Francia y Reino Unido hacen público su rechazo al proyecto. Emmanuel Macron advierte que la Superliga "amenaza al principio de solidaridad y el mérito deportivo", mientras que Boris Johnson se pronuncia con vehemencia en contra en redes sociales y avisa: "Haré todo lo que pueda para evitarlo".

Frente a ese rechazo universal, el proyecto comienza a desmoronarse, en menos de72 horas, tiempo transcurrido entre la presentación y la disolución. La “Superliga”  pasó a ser un “Súper fracaso”, como dice el refrán popular “Florentino y su proyecto pasaron de lo sublime a lo ridículo”.

El desmoronamiento  fue progresivo y sostenido:

-El Chelsea es el primero que se desdice y se baja del barco argumentando que "hemos considerado el asunto a fondo y hemos decidido que nuestra participación en estos planes no sería lo mejor para el club, para nuestros seguidores o la comunidad futbolística en general". Mientras, casi un millar de aficionados celebra la decisión en las puertas de Stamford Bridge.

-El Manchester City es el siguiente, mientras toda la plantilla del Liverpool publica un mensaje en redes posicionándose en contra de la Superliga su dueño, John Henry, cuelga en las redes un mensaje pidiendo disculpas a sus aficionados y confirmando su salida de la Superliga.

-Arsenal, Tottenham y United también se bajan del proyecto ante la algarabía de sus aficionados.

-El Atlético de Madrid es el siguiente en comunicar su abandono de la competición.

-El Barcelona, se desmarca de manera timorata, alegando que la decisión deben tomarla los socios del club.

-El Milan también se retira.

-La Juventus ve caer el valor de sus acciones en un 14% y su presidente anuncia que la Superliga es inviable.

Al final, solo quedó en el Súper Fracaso, Florentino con su Madrid, pero, sin la pelota de Real que el negocio prometía.