Salario universitario y capacidad de compra

En este artículo buscamos cuantificar el impacto de los aumentos salariales de mayo y septiembre del 2016 sobre la capacidad adquisitiva de los profesores universitarios. Para dimensionar esta capacidad utilizamos la proporción del ingreso mensual de un profesor con categoría de agregado en relación a la canasta básica (CB) del CENDAS. El CENDAS es un organismo del magisterio venezolano que tiene varios años dedicado a esta labor, para lo cual estima cada mes el valor de la canasta de un grupo familiar de cinco miembros.  En consecuencia al realizar los cálculos estamos pensando en un profesor activo con un grupo familiar  que incluya la pareja, dos hijos y un adulto mayor. El ingreso mensual se estimó sumando el sueldo básico y el bono de alimentación o cesta ticket. Adicionalmente llevamos a cabo una proyección del comportamiento de la capacidad adquisitiva del profesor para los meses de octubre a diciembre asumiendo un 25% mensual de incremento en el valor de la canasta básica. Esta cifra surge de nuestra experiencia personal en los últimos meses y es inferior a la última estimación del CENDAS que indica un 27% de incremento entre el valor de la canasta del mes de junio y el mes de julio.         

1. La tendencia previa (2001 a Marzo del 2016)

En un trabajo previo presentamos estimaciones que evidencian una tendencia al deterioro de la capacidad adquisitiva del profesor universitario, a pesar de los aumentos ocurridos entre el año 2001 y marzo del 2016. El salario básico de un profesor agregado pasó de representar 109% de la canasta básica del CENDAS, en el año 2001, a convertirse en un ingreso marginal ya que descendió hasta representar 14% de la canasta mencionada en marzo del 2016.  El profesor debía recurrir a otras actividades remuneradas a fin de cubrir el 86% de su gasto familiar (Rodríguez, 2016).

2.  El impacto del aumento de mayo del 2016.

En mayo del presente año se produce un aumento del 54% que mejoró la capacidad adquisitiva del profesor pues el salario más el bono de alimentación se incrementó y alcanzó a representar el 20,1% de la canasta básica para ese mes. Sin embargo si observamos la evolución del ingreso en el periodo reciente se evidencia que dicha mejora ubica la capacidad adquisitiva del profesor por debajo de la existente en diciembre del año 2015 cuando alcanzaba a 21,54% (cuadro 1).

Cuadro 1. Evolución de la capacidad adquisitiva de un profesor con categoría de agregado entre diciembre del 2015 y diciembre del 2016.   

Mes

Diciembre 2015

Abril 2106

Mayo 2016

Agosto

2016  

Septiembre

2016

Diciembre 2016

Valor de la Canasta(Bs)

139.274

256.147

303.615

581.293

726.616

1.419.172

Ingreso profesor (Bs)

30.000

30.000

61.120

61.120

106.680

106.680

Proporción (%) del ingreso sobre la CB

21,54

11,7

20,1

10,5

14,7

7,51

Fuente

Prensa nacional; cálculos propios. Nota: el valor de la CB de agosto en adelante se estimó asumiendo un 25% de incremento mensual en el valor de la misma.

4. Evolución de la capacidad adquisitiva entre mayo y agosto del 2016.

La mejora que produjo el aumento de mayo del 2016 se diluye rápidamente debido a la elevada y creciente inflación mensual. En el cuadro 1 podemos observar como el ingreso del profesor como proporción de la canasta básica (CB) desciende hasta representar en agosto del 2016 un 10,5%.

5.  La situación en el periodo vacacional de agosto del 2016.

Normalmente los profesores activos ven llegar las vacaciones de agosto esperanzados por el descanso que ello supone. Pero además, a las expectativas se suma el pago del bono vacacional que ayuda a cancelar deudas y darle un respiro al entorno familiar de las presiones derivadas de un salario insuficiente. Sin embargo estas expectativas se vieron frustradas en estas vacaciones, ya que la sumatoria  del ingreso  del mes del agosto y el bono vacacional no lograron cubrir el costo de la canasta básica (CB) de este mes. Nuestras estimaciones indican que en el caso de un profesor agregado la sumatoria indicada representó el 41,87% de la canasta (cuadro 2, anexo). El profesor debía recurrir a otros ingresos para financiar el 58,13% de su gasto familiar . Estas estimaciones no contemplan salidas a la playa o viajes a Margarita, solo los gastos implícitos en el diario trajinar. En este contexto el bono vacacional ha perdido la finalidad para la cual fue creado.

6.  El impacto del aumento del mes de septiembre del 2016.

El aumento de 50% decretado para septiembre del 2016 posibilita que nuestra capacidad adquisitiva se recupere pasando de 10,5% en agosto a 14,7% en septiembre. Esto implica llevar  dicha capacidad a  niveles por debajo de la imperante en mayo de este año cuando era 20,1%  (cuadro 1).

7.  La evolución del salario entre septiembre y diciembre del 2016.

Como ocurrió con el aumento del mes de mayo de este año, es previsible que el impacto del aumento se diluya en la medida que la elevada inflación mensual que estimamos en 25% haga sentir sus efectos. Es de esperar que nuestra capacidad adquisitiva descienda nuevamente hasta llegar a representar el 7,51 % de la CB en diciembre próximo (cuadro 1). Es de esperar, igualmente, que ocurra con los aguinaldos algo peor a lo sucedido con el bono vacacional. Si sumamos el ingreso mensual de diciembre  a los aguinaldos, la sumatoria representará un pírrico 30% de la CB de diciembre (cuadro 3, anexo). El profesor deberá agudizar su ingenio para conseguir un ingreso adicional que le permita cubrir el 70% de la canasta de este mes. El carácter marginal del salario universitario para cubrir  los gastos del profesor y su familia se revelarán con mayor crudeza en este mes.

8 . Conclusión

Los aumentos que se han producido en mayo y septiembre de este año generan una mejora coyuntural en la capacidad adquisitiva de los profesores que se diluye rápidamente en la medida que los efectos de la creciente y elevada inflación mensual se hacen sentir. La tendencia observada, en los años previos, al deterioro de la capacidad  de compra del profesorado  se ha profundizado en el periodo reciente; pues el ingreso mensual pasó de representar el  38% de la canasta básica en diciembre del 2014 a 21,5% en el mismo mes del 2015. Es previsible que la misma se reduzca en diciembre de este año a 7,51%. Los bonos vacacionales  y aguinaldo han perdido la finalidad para la cual fueron creados. En este momento ni siquiera permiten compensar el deterioro del salario como ocurría en años previos. Los gremios universitarios han utilizado las  negociaciones salariales para solicitar aumentos de salario, sin presionar al gobierno a fin de que instrumente medidas para controlar la elevada inflación. Esta estrategia ha contribuido al deterioro de la capacidad de compra de los profesores universitarios, pues la creciente y elevada inflación ha anulado los efectos de los incrementos salariales y profundizado el deterioro de dicha capacidad.       

9.  Referencias citadas:

Rodríguez R., J. E. 2016. La lucha gremial y el salario universitario. Dígalo Ahí Digital, n° 1, mayo 2016.

                                                        Anexo

Cuadro 2. Bono vacacional más el ingreso mensual como proporción de la canasta básica de agosto 2016, para un profesor con categoría de agregado.

Bono vacacional (BV)

182.286

Ingreso mensual (IM)

61.120

Subtotal BV+IM

243.406

Valor de la canasta de agosto (CB)

581.292

Subtotal BV+IM como proporción de la CB

41,87

Fuente: prensa nacional; cálculos propios.

 

Cuadro 3. El aguinaldo más el ingreso mensual como proporción de la canasta de diciembre 2016.   

Monto del aguinaldo (A)

309.961

Ingreso del mes de diciembre (IM)

106.680

Subtotal A+IM

426.631

Canasta básica del mes de diciembre (CB)

1.419.172

Proporción de A+IM en relación a la CB

30,6%

Fuente cálculos propios; cuadro 5.