Se le acabaron los carnavales al socialismo militarista

El gobierno de NM aturdido, casi desquiciado, sin direccionalidad en una huida hacia adelante se atrevió a declarar los carnavales… ¿Carnavales? Como un régimen sin plan ni programa, derrotado en la farsa electoral del 6D, se viste o intenta vestirse como un agente de gobierno para desviar la atención de la ciudadanía, sobre todo los más pobres de las clases C, D, E y F, a disfrutar los carnavales mientras lo que hay es sólo pobreza y desastre. El régimen obliga a la celebración de un supuesto carnaval, lo que muestra es a un régimen ignaro. ¿Qué significa carnaval? ¿Tendrá idea que son los tres días que preceden a la Cuaresma? ¿Qué son fiestas populares? ¿Máscaras y reuniones muy alegres y ruidosas?

El gobierno-régimen y su parálisis nacional e internacional hablan hasta por los codos y muestra su completa incapacidad a su interior, evade su función como gobernante de todos los venezolanos, se arropa en la anti-política y sub-política para distraer a los venezolanos en unos supuestos carnavales, que chocan a la mayoría de la población. Población disminuida, arrinconada que frente al asalto y la torpeza aparece como Tercer Estado. Tercer Estado representado por la población disminuida, arrinconada en pobreza extrema, que ya llega a la indignación. Esta población sí ha terminado de comprender la necesidad de desplazar a este gobierno burlón que como Mafia armada, irresponsable e incapaz declara un carnaval.

El carnaval declarado el 2021 sentencia al revolucionarismo, su cobardía y también su incapacidad que lo hace huir de la realidad política, como lo muestra el eje de política doméstica. La masa social, aún en carnaval, muestra su rechazo general, su protesta silenciosa, su inconformidad e indignación general por la dolarización, la persecución sistemática y exponencial contra la ciudadanía pero además un permanente engaño con una guerra psicológica dirigida a mentir y a minar la moral del venezolano. La venezolanidad democrática, angustiada y sufrida  no celebrará su carnaval, que es todo un mareo simbólico. Lo que el gobierno cree todavía es que puede engañar a la ciudadanía. Ciudadanía que desde la abstención no opaca está decidida a desalojar este revolucionarismo perverso y farsante.

La ciudadanía está conteste que Venezuela Estado, Tercer Estado tiene que activarse como ciudadanía y no tolerar más tretas como la del carnaval. El venezolano demócrata enfurecido crece en indignación, pero también entre acercamiento entre ciudadanos para enrutar un esfuerzo cívico en un Movimiento Político de Renacimiento Nacional que confronte la hipocresía, inmoralidad e  incapacidad del gobierno militarista. El ciudadano democrático está prestó para la protesta y no está dispuesto a recibir más engaños ni burlas del militarismo obsecuente. Se impondrá la Constitución de la República vigente y con decencia política desplazará a este régimen.

El gobierno en las carnestolendas tendrá una repuesta política categórica,  repuesta de la mayoría de los venezolanos pobres que están cansados de la burla, desfachatez y será contenido el régimen  mediante la vía política con una resistencia pública al chavismo-madurismo con una desobediencia plena. La masa democrática  desprecia al gobierno de calle y al gobierno militar de calle. La treta de las carnestolendas es el punto de ignición para la burla propuesta de este régimen opresor de la ciudadana, aún arrinconada por una dolarización exponencial creada por el socialismo revolucionario, que serán desplazados por el valor democrático.

El cuerpo social venezolano, las clases más sufridas tienen claro que la política no es violencia y menos cuerpos armados, la política tampoco es socialismo ni militarismo. La política y el gobierno democrático concilian intereses divergentes, requiere de una masa ciudadana que ya comienza a sentir la necesidad de una real democracia. Esa organización ciudadana se activará como Tercer Estado, serán las clases sufridas maltratadas y burladas por un régimen violento y farsante quienes desplazarán a este socialismo militarista. Será una organización ciudadana para la transformación del militarismo cobarde e incapaz que esta de espalda a los repúblicos y a sus repúblicos: Muchos venezolanos decentes que además tienen que ver con la decencia política democrática.

Organización política democrática social será la que enfrente el Ambiente Política Real Electoral arbitrario de este desgobierno. La ciudadanía está convencida suficientemente de que la anti-política y sub-política de estos 21 años son responsabilidad, de un grupo de incapaces, burdéganos y violentos que confundidos han sometido al cuerpo social con el plan de machete y la peinilla. La sociedad venezolana, y hoy en carnaval, está representada por los más sufridos que serán el motor de organización y acción, para después de este carnaval comenzar con la conveniente y necesaria construcción del sistema político venezolano. Fuera las mafias armadas, sub armadas que creen que pueden seguir accionando en contra de la mayoría de venezolanos.

Los venezolanos más sufridos, que este régimen en las carnestolendas ha mantenido y movilizado sin transporte, sin gasolina, sin alimento, sin medicina ya no tienen más espacio ni tiempo en la República. Una República que han hollado… ya no más, no se aceptan más burlas, la ciudadanía, los operadores políticos y los hombres organizados repondrán la democracia. ¡Simple!...  se les acabó el carnaval del 2021, no más engaño, no más asalto… un grupo humano maravilloso tiene claro que no hay más tiempo para tanta desfachatez, y en donde se ha impuesto la política, la sociedad y la historia.

Es auténtico,

Director CSB CEPPRO

@JMachillandaP

Caracas, 15 de febrero de 2021