La Opera en Maracay es puro Teatro

La nota de prensa semanal

Los aragüeños nos topamos con otra inopia arquitectónica en relación con el Teatro de la Opera de Maracay, recientemente reinaugurado.

El régimen no pude tapar el sol que recae, por citar un ejemplo, en un improvisado solar donde las baldosas carecen de un completo acabado. Como toda inauguración populista fue notoria la ausencia de un adecuado trabajo urbanístico, que no tomó en cuenta los jardines y calles particulares adyacentes al teatro. 

Lo que observamos en este “nuevo” TOM es la expresión de un oscura puesta en escena, iniciada con una destrucción absoluta y el saqueo del patrimonio artístico de un valor incalculable, que antes habitaba en este patrimonio artístico y civil, de Aragua y del país,  bajo la mirada impune de un gobierno corrupto cuyo responsable directo fue un ministro de las finanzas y después gobernador de este estado. Ahora como colofón nos vemos ante un derroche presupuestario con miras a un populista interés electoral.

Por otra parte, esta obra del arquitecto Luis Malaussena, concebida bajo el Art Déco, propio de la modernidad arquitectónica de las primeras décadas del Siglo XX, fue vilmente destruida para luego pasar a una remodelación totalitaria. El más elemental diccionario arquitectónico afirma que una restauración es el conjunto de trabajos que se realizan en un edificio destruido o en ruinas para volverle a su prometido estado. Es notorio que este concepto no se ajustó a nuestro teatro.

La restauración es a una remodelación, lo que la astronomía es a la astrología.  Es decir, remodelar es cambiar la concepción original de un bien patrimonial.  

El teatro de la Opera de Maracay (Monumento Histórico  Nacional, año 1994) es la metáfora del país.  Se toma un bien patrimonial que sólo necesitaba algunas reparaciones favorables y se destruye y maquilla, con fines, no culturales, sino ideológicos, como ocurrió en el sector agrícola y en el resto del aparato productivo de Venezuela.

Falta saber el costo final de la “obra”, pues fuentes bien informadas dan cuenta de al menos siete (7) asignaciones de dineros públicos para tal fin, aprobadas por la Asamblea Legislativa del Estado Aragua en los períodos de los dos más recientes gobernadores de la entidad.

06/11/2015