Declaración de la Red de Observación de la Asamblea de Educación ante el proceso de Registro y Renovación de Organizaciones con fines políticos.

Con fecha 7 de Febrero el CNE hizo público un llamado a los partidos que no participaron en las últimas elecciones, o que habiendo participado en las mismas no alcanzaron el 1% de la votación, a participar en un proceso de relegitimación, de obligatorio cumplimiento, para permanecer como partidos registrados ante el CNE y, por ende, con todos los derechos electorales que de ello se desprenden.

Dicha convocatoria obedece al cumplimiento, ya en el límite del plazo permitido, de la sentencia Nro. 01/2016 del TSJ, del 5 de enero del 2016, relativa a la renovación de los partidos políticos. Con dicha convocatoria el CNE adopta, en nuestra opinión, una interpretación del artículo 26 de la ley de Partidos Políticos, Reuniones Públicas y Manifestaciones, que, en vez de favorecer la participación ciudadana en los asuntos públicos,  que  se  concreta  mediante  la  creación  de organizaciones  políticas,  establece restricciones para que esto suceda, al imponer un plazo restringido para la renovación de los partidos políticos, en lugar de permitirlo “en el transcurso del primer año de cada período constitucional”, como es el mandato legal. Adicionalmente, el CNE usa como pretexto la realización del proceso de Registro y Renovación anunciado para mantener suspendidas las elecciones regionales que debieron realizarse a finales del año 2016.

Por otra parte, la implementación del Registro y Renovación de partidos políticos convocada luce improvisada e imprecisa. Además de la suspensión del proceso que ya tuvo lugar, a estas alturas, faltando apenas tres días para el inicio de la jornada de Registro y Renovación, no se conocen las normas que han de regir la ejecución del mismo. De la misma manera, no se sabe con precisión como habrán de realizarse los procedimientos de Reparo anunciados para los partidos que no logren el mínimo requerido para su legitimación durante las jornadas de Registro y Renovación. Finalmente, se trata de un proceso en el que, por lo visto, no habrán auditorías previas ni posteriores, como ha sido lo habitual en los eventos llevados a cabo por el CNE.

Lo que aquí señalamos a propósito del proceso de Registro y Renovación de partidos políticos  a  realizarse,  configuran  un  inquietante  panorama  que  amenaza  la institucionalidad democrática del país. Hacemos un llamado al CNE para que subsane a la brevedad posible los carencias que sufre el proceso de Registro y Renovación en curso,  en aras de garantizar el carácter democrático del mismo.

Caracas, 1 de marzo de 2017

Facebook Twitter Share