Francisco Russo: La constituyente de Maduro es un fraude a la Constitución.

Rueda de prensa del viernes 05/05

El señor Maduro ha escogido el momento de mayor debilidad de su gobierno para proponer y “convocar” una Asamblea Nacional Constituyente en forma fraudulenta.

Dos despropósitos esconden su propuesta, por un lado, desviar la atención sobre la grave crisis que padece el país, y por el otro, pretende imponer el Estado Comunal Constitucional utilizando los mecanismos formales del ordenamiento jurídico democrático.

La grave crisis le explotó en la cara al gobierno porque Maduro ha resultado incapaz para administrar el país, la inseguridad nos obliga a los venezolanos decentes a guardarnos en casa después de las 6 de la tarde, el hambre y la miseria se regodean en cada calle de nuestros pueblos, cuando vemos a humildes ciudadanos registrar bolsas de basura para buscar comida; la corrupción se revela con la riqueza impúdica de los más altos personeros del régimen, incluidos altos jerarcas militares y la quiebra de la estructura industrial y comercial del país, promovida por invasiones y confiscaciones, ha generado el mayor índice de desempleo. A esto se agrega las denuncias sobre deleznables negocios con el narcotráfico y delitos de lesa humanidad cometidos por funcionarios gubernamentales, por ello, más del 80% de la población rechaza la gestión de Maduro y pide la revocación de su mandato. Perdió la confianza del país y de la comunidad internacional.

Por otra parte, pretende a través del fraude constitucional, crear un Estado Socialista Totalitario, cuyo poder lo ejercita, en el orden político, mediante Asambleas controladas por el Gobierno Central, en tanto que, en materia económica, dispone medidas de confiscación y control a la propiedad y a los medios de producción.

Para sofocar esta crisis, al señor Maduro se le ocurre reprimir brutalmente las marchas pacíficas que reclaman el cambio del gobierno, con saldo ya de 34 muertes y convocar fraudulentamente una Asamblea Nacional Constituyente, que no resuelve el hambre y el empleo de los venezolanos.

Ahora, ¿dónde está el fraude? En convocar una ANC para conformarla con constituyentes electos en un sanedrín partidista, con sectores obreros, grupos territoriales, consejos comunales y sectores políticos y gremiales, reservándose la facultad de escoger la mitad de ellos. Eso es un fraude a la Constitución y a la voluntad popular.

El presidente de la República ni ningún órgano del Poder Público puede convocar una ANC. Si bien la iniciativa de convocatoria la tiene el presidente, así como la Asamblea Nacional, los Concejos Municipales y los electores inscritos en el Registro Electoral, conforme lo estipula el artículo 348 de nuestra Constitución,   no es menos cierto que el artículo 347 dispone taxativamente, que “el pueblo de Venezuela es el depositario del poder constituyente originario y en ejercicio de ese poder, puede convocar una Asamblea Nacional Constituyente, cuyo objeto es transformar el Estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una nueva Constitución. Pretender incorporar a la Constitución, nueve “objetivos”, como así lo calificó el presidente en su decreto inconstitucional resulta fraudulenta su propuesta, porque eso es materia de una reforma y en ningún caso de una Constituyente, como se ha visto en la redacción del artículo 347 antes citado.

Finalmente, iniciativa no es entonces convocatoria. Esta resulta de un acto soberano atribuido exclusivamente al pueblo que se instrumenta mediante un referéndum para decidir si se acepta o no la convocatoria;   aquella corresponde al presidente de la República, a la Asamblea Nacional, a los Concejos Municipales y a los electores, en los términos de la Constitución.

Si gana el Sí, el órgano electoral convocará a elecciones para elegir los constituyentes conforme a las bases comiciales consignadas conjuntamente con la iniciativa y a esas elecciones participaran todos los venezolanos mediante el voto secreto, directo y universal, que es un derecho consagrado en el artículo 63 constitucional ejercido con arreglo al poder soberano del pueblo venezolano.

Maracay, 5 de mayo de 2017

Facebook Twitter Share