Fuerza Ciudadana, las elecciones del 21N y el papel de la sociedad civil independiente

A pesar de que un importante número de venezolanos continua con dudas en cuanto a la conveniencia de participar en las elecciones convocadas para el 21 de noviembre próximo, un grupo de organizaciones de la sociedad civil independiente que hacen vida en el estado Aragua, constituido por representantes de sectores sindicales, deportivos, culturales, vecinales y gremiales, decidieron que era necesario dar un paso concreto más, en el ya muy largo camino de lucha cívica a favor de un cambio político, por lo que se constituyeron en un movimiento electoral estadal que fue inscrito formalmente en el CNE bajo la denominación de Fuerza Ciudadana.

Este movimiento surge fiel a lo que ha venido siendo una intención central de sus miembros y que no es otro que el logro de la unidad de los demócratas venezolanos en procura de un país distinto y mejor para TODOS, que habrá que construir alejado de los errores cometidos en el actuar político nacional durante al menos los últimos cuarenta años (40) de vida republicana.

La unidad deseada es la que hay que lograr mediante acuerdos entre iguales, exenta a la hora de la toma de decisiones, de las discriminaciones que tradicionalmente han acompañado al uso del término y en la que los ciudadanos organizados, sin filiación partidista, tengan la oportunidad de participar como pares, no solo en los momentos electorales, sino en la toma de decisiones que afectan el futuro de todos los venezolanos.

En tal sentido y con la mayor claridad, Fuerza Ciudadana viene conversando con todos los factores políticos democráticos aragüeños, con la intención unitaria ya señalada y demandando el que se pueda llegar a acuerdos programáticos, que solo tendrán viabilidad si su ejecución se le encarga a los más capacitados, tanto política como técnicamente.

Convencidos de que para poder hacer realidad cualquier intento de cambio es indispensable alcanzar posiciones que permitan tomar las decisiones trascendentes necesarias, para las elecciones del 21N hemos postulado los nombres de un conjunto de aragüeños, mujeres y hombres, quienes creemos reúnen las condiciones indispensables para un ejercicio apropiado de las responsabilidades que les tocará asumir en el caso de resultar electos.

Las postulaciones cubren todos los ámbitos de la actuación política, tanto legislativas como ejecutivas, y en adición a sus capacidades, los nominados tienen la clara convicción de que si para el logro de la unidad deseada es necesario ceder su aspiración a favor de otros candidatos circunstancialmente más adecuados, dicha cesión será una contribución adicional a la consolidación de una opción electoralmente exitosa.

Para gobernador hemos acordado ofrecer a la consideración de los electores el nombre de Luis Carlos Solórzano, aragüeño integral, dado que no solo nació en Ocumare de la Costa, sino que siempre ha hecho vida política desde y para nuestro estado, independiente de filiación partidista desde hace muchos años, sin que esto implique el haber abandonado sus ideales, ni mucho menos haberse convertido en un enemigo de los partidos políticos. Por el contrario, su sentido de participación política pasa por considerar indispensable la presencia, en el accionar diario, de partidos democráticos fuertemente consolidados en torno a ideales claramente explicitados y sobre todo, que se reconozcan como parte de una sociedad civil activa, en la que están llamados a interpretar lo que siente y quiere la gente, para convertir ese sentimiento y aspiraciones en acciones concretas de beneficio para todos.

Esta postulación, así como la de los otros cargos, ha recibido una acogida inicial muy amplia que nos ratifica que la gente no está alejada de la política; por el contrario, ante la posibilidad de elegir a personas que ofrezcan visiones de futuro factibles, su participación se ve estimulada, máxime cuando la misma tiene la garantía de que existe la posibilidad de un cambio real en aspectos concretos dentro de los que destacan propuestas en salud, educación, servicios públicos, seguridad y apoyo a las actividades productivas.

Finalmente, queremos dejar claro que Fuerza Ciudadana asume la responsabilidad de respaldar a Luis Carlos y a los otros candidatos que han contado con su postulación o adhesión, ratificando que apoyamos a personas que están convencidas de que un ejercicio exitoso de las posiciones a desempeñar demanda un trabajo de equipo y y que en ese equipo, el oír a los ciudadanos es una obligación y un compromiso ineludible.

Facebook Twitter Share