Gobierno interino rechazó informe de relatora de la ONU porque «impulsa excusas» de Maduro

Miguel Pizarro, Julio Borges y Tomás Guanipa han sido algunos de los representantes del gobierno interino presidido por Juan Guaidó, que han manifestado su rechazo al informe de la relatora de la ONU, Alena Douhan, resaltando su imparcialidad y relación con países aliados del chavismo

Funcionarios designados por el gobierno interino del presidente de la Asamblea Nacional electa en 2015, Juan Guaidó, rechazaron el informe preliminar presentado por la relatora especial de las Naciones Unidas sobre la repercusión negativa de las medidas coercitivas unilaterales, Alena Douhan, ya que consideran que sigue la narrativa del régimen de Nicolás Maduro y hace la vista gorda a la responsabilidad del chavismo en la emergencia humanitaria y la violación de los derechos humanos en el país.

El comisionado para la Organización de las Naciones Unidas, designado por la Asamblea Nacional electa en 2015, Miguel Pizarro, fue el primero en manifestar su opinión sobre el documento, apenas minutos después de que Douhan ofreciera sus conclusiones sobre la visita a Venezuela.

«Lamentamos que una relatora de ONU se preste para la propaganda y narrativa que excusa al régimen de su responsabilidad en la Emergencia Humanitaria y la violación de DDHH en el país», escribió Pizarro a través de su cuenta en la red social Twitter.

Aseveró que la información presentada por Douhan está repleta de imprecisiones. Al mismo tiempo, enfatizó que no se hace mención a temas como corrupción, ineficiencia, violencia política y uso del hambre como herramienta de control social y político.

Pizarro dijo que así como se le dio acceso a la relatora especial de Medidas Coercitivas, también debe permitirse la entrada a los grupos de trabajo sobre detenciones arbitrarias y relatores sobre la tortura, ejecuciones extrajudiciales y libertad de expresión.

Reiteró que la crisis que sufre el país ha sido generado por el régimen de Nicolás Maduro y que las decisiones de la comunidad internacional son consecuencia de sus acciones.

El diputado vio positiva su preocupación por la persecución a las organizaciones no gubernamentales y trabajadores humanitarios, el índice de inseguridad alimentaria, la disminución de la capacidad adquisitiva, la crisis de refugiados y migrantes y el declive del sistema de salud.

La relatora especial de la ONU sobre medidas coercitivas unilaterales y derecho humanos, Alena Douhan, presentó su informe preliminar tras su visita realizada al territorio venezolano; la cual tenía como propósito evaluar el impacto de las medidas coercitivas.

Durante la presentación, la representante del organismo internacional aseguró que tras la ronda de sanciones impuestas desde el año 2015 por los Estados Unidos sobre Venezuela, los derechos humanos de los venezolanos se han visto vulnerados.

«La monoeconomía de Venezuela, dependiente del petróleo, declinó a partir de 2014 con la caída de los precios del petróleo. La congelación de activos del Banco Central de Venezuela por no recibimiento a su gobierno y la adopción de las respectivas sanciones viola los derechos del país», fue parte de lo que dicho por la relatora de la ONU.

Fustigan a relatora de la ONU

Asímismo, Julio Borges, comisionado presidencial para las Relaciones Exteriores de Venezuela designado por Guaidó, expresó que el reporte de Douhan es imparcial y que reproduce el discurso de Maduro sobre el impacto de las sanciones, ignorando las consecuencias de las ineficientes medidas políticas aplicadas por el chavismo durante la última década.

El dirigente de Primero Justicia (PJ) recalcó que ya había advertido sus sospechas sobre la imparcialidad de la relatora, al tener una «posición previa» y relación con gobiernos aliados del gobierno de Maduro, por lo que lamenta que el informe no concuerde con la realidad que viven los venezolanos.

Insistió en que la situación del país es reconocida por «los países del mundo libre» e incluso la ONU, por lo que Douhan presenta un discurso que difiera de lo que piensa la comunidad internacional y otros organismos. «La mayor sanción de Venezuela es la dictadura», resaltó.

Antes de la presentación del informe, Borges ya asomaba la posibilidad de que se tratara de un informe parcializado, al destacar la particularidad de que el oficialismo no impusiera restricciones al trabajo de la relatora, a diferencia de otras investigaciones de agencias de la ONU que han sido rechazadas por el oficialismo.

Mientras tanto, Tomás Guanipa, embajador de Venezuela en Colombia designado por Juan Guaidó, rechzó las declaraciones de Douhan, que a su juicio defienden al gobierno chavista y va en contra de las víctimas de las políticas aplicadas por la administración de Maduro.

En su cuenta de Twitter cuestionó la imparcialidad de la relatora especial, al haber sido enviada desde Bielorrusia y designada por una comisión de la ONU controlada por Cuba e Irán, tres países que mantienen estrechas relaciones con el chavismo.

Por esta razón, calificó de «vergonzosa y ofensiva» la elaboración de un informe que, considera, está parcializado. La opinión de Guanipa sigue el orden de las declaraciones de Freddy Guevara y un día anterior, Julio Borges, quien adelantaba sus sospechas sobre el trabajo de Douhan, ya que fue recibida con los brazos abiertos por el chavismo.

«El relato de la bielorrusa que envió una comisión de la ONU controlada por Cuba e Irán es una verdadera vergüenza para todo el país. Se pone a defender a quienes desde el régimen han acabado con Venezuela y se olvida de las verdaderas víctimas: los venezolanos», alegó.

https://talcualdigital.com/miguel-pizarro-informe-de-relatora-onu-impuls...

Facebook Twitter Share