Las agresiones al ambiente tienen que ser detenidas en Venezuela

Atendiendo a la invitación del Centro Local Aragua de la Universidad Nacional Abierta, Aragua en Red asistió al Foro “Análisis crítico del proyecto Arco Minero”, en el cual participaron como expositores el Prof. Gerardo Yépez Tamayo y el Diputado Américo De Grazia.

El diputado De Grazia dejó claro que no existe en la historia venezolana un decreto más nocivo y perjudicial para los venezolanos y para el resto de los ciudadanos del mundo, que el llamado Arco Minero de Guayana, mediante el cual el ejecutivo nacional, abrogándose potestades que no tiene, ha concedido ilegalmente concesiones para la explotación de minerales en una muy extensa zona del territorio nacional que pertenece en buena parte al Parque Nacional Canaima.

Dichas concesiones permitirían la explotación de oro, diamantes, uranio, coltán y quién sabe que otros elementos minerales, a una serie de compañías privadas internacionales, sin que se conozcan públicamente los alcances de los acuerdos y las salvaguardas ambientales que se les han debido exigir a los que pretendan explotar una zona sensible ecológicamente como lo es la guayana venezolana.

Para contrarrestar la mencionada decisión ilegal se está proponiendo por iniciativa popular la formulación y promulgación de una ley que proteja los intereses de los venezolanos, sin olvidar los de los pueblos indígenas asentados en ese inmenso territorio y que adicionalmente protejan los valiosos recursos naturales existentes  en la zona (suelo, aguas, flora y fauna).

El Prof. Gerardo Yépez Tamayo asumió ante la prensa la vocería de Aragua en Red y enfatizó lo dañino que sería que el decreto se hiciese realidad, daño que se reflejaría sobre todo el territorio nacional y definitivamente afectaría seriamente la salud ambiental del planeta. Adicionalmente señaló que es indispensable que la preocupación generada por la decisión reciente, se mantenga con igual firmeza en relación al deterioro de la cuenca del lago Tacarigua, que incluyendo al parque nacional Henry Pittier se agrava aceleradamente y demanda igualmente, protección legislativa y conciencia ciudadana.

Facebook Twitter Share