Lo que estamos viviendo nos obliga a postular ¡Tenemos que cambiar ya!

Elementos a considerar

  1. La oposición ha avanzado a pesar de carecer de una dirección coherente

A los de la oposición, que cada día somos más, se nos trata de inducir a pensar que todo lo que hacemos ha sido un fracaso, que el mismo es colectivo cuando en realidad los errores, que los ha habido, han sido de unos pocos, intentando desconocer lo mucho que hemos avanzado, aunque el resultado no haya sido el esperado cambio de régimen. Los hitos que marcan esta ya larga lucha se nos presentan como fracasos desde la huelga petrolera, pasando por la renuncia y regreso de Chávez, la “salida”, el referendo revocatorio y su responsabilidad en la falta de elecciones de gobernadores.

Creemos que las derrotas han sido avances que nos empeñamos en desconocer. Lo que es peor, las acciones ilegales  y antidemocráticas del gobierno son señaladas por algunos de nosotros como responsabilidad de sectores de oposición, utilizando incluso el vocabulario neofascista que nos han venido imponiendo (escuálidos, guarimberos, apátridas, oligarcas, etc.), olvidando que lo que tenemos es un régimen dictatorial de nuevo cuño, que ante su fracaso,  cada vez más se está viendo obligado a utilizar prácticas más evidentes de represión.

A pesar de ello, cada día somos más los que rechazamos la acción gubernamental, la oposición ha crecido notablemente aunque no podamos decir lo mismo de la unidad. Recientemente, la suspensión de la implementación de la Reforma Curricular a nivel de secundaria es una victoria que no debemos dejar de señalar.

2.¿A quién le interesa llegar a 2019?

Al régimen y a algunos de sus aliados, así como a sectores de la mal llamada unidad que ven en esa posibilidad la  recuperación del poder para ellos, en condición de beneficiarios del descontento general y de la supuesta mala memoria de los venezolanos.

Tenemos que insistir en que el impropiamente llamado diálogo (en realidad tienen que ser una negociación) solo sirve si permite concertar un acuerdo que permita la transición hacia un país realmente democrático. Todo lo demás es oxigenar al régimen dándole tiempo y a la vez debilitar a la oposición. Que los términos “sugeridos impropiamente” por los “mediadores” hayan sido rechazados por dirigentes de oposición y por la MUD es una buena señal pero no suficiente, ya que hay que seguir insistiendo en la necesidad de negociar una salida a la crisis política que nos agobia y que pasa indefectiblemente por un cambio de los poderes constituidos..

3. La legalización de los partidos

Es una nueva amenaza que se cierne sobre la oposición, ya que su reglamentación hace casi imposible su concreción exitosa, es violatoria de las libertades de asociación y contradice la intención constitucional de lograr la mayor participación ciudadana en los asuntos que le concierne

Esta no es más que otra jugada del régimen en la que caerán aquellos que se sientan individualmente fuertes en la búsqueda de ser uno de los polos y quienes acepten concurrir a ella deberán asumir las consecuencias políticas. Para evitar la posible (y anunciada) descalificación de la tarjeta de la MUD,  y en caso de ser obligante el mentado proceso de legalización, es indispensable inscribir una y solamente una opción unitaria de oposición para que nos represente a todos y no a unos pocos.

4.Elecciones de gobernadores y alcaldes

Para las próximas elecciones, bajo este régimen y si las hay, tenemos que tener candidatos escogidos por primarias y dejando claro que ganar dichas elecciones tendrá utilidad política pero muy poca práctica en lo que a la resolución de los problemas de la gente se refiere.

Elegir gobernadores y posteriormente alcaldes bajo el CNE (el mismo o uno negociado) nos pone a las puertas de que el régimen llegue al 2019, posiblemente impactado por unas supuestas abrumadores resnultados en contra (victoria política) pero sin muchas o ninguna garantía de que los ganadores puedan hacer algo.

De cualquier manera, tendremos que concurrir con una sola tarjeta y con candidatos seleccionados por primarias sin pretender seguir arropándose con el lema de la UNIDAD, cuando en el mejor de los casos esta no ha pasado de un acuerdo de reparto electoral. Hoy los diputados, por declaración propia, son de los partidos y no de la gente que los eligió haciendo abstracción y en muchos casos desconociendo su afiliación política, la cual afloró al día siguiente de que fueron electos.

El régimen con su degradante y discriminatorio Carnet de la Patria busca reagrupar y amarrar  adhesiones  con miras a fortalecerse electoralmente y debemos tener claro que no se convocarán nuevos comicios hasta que estén convencidos que han minimizados los daños de una derrota electoral.

Concurrir a unas elecciones no impide trabajar paralelamente por otras opciones e inclusive, unificarlas pudiese ser la estrategia a seguir, pero eso sí, diciéndole a la gente que con un eventual triunfo no lograremos más que repetirle al régimen que han fracasado y que la gente insiste en demostrarles que perdieron su confianza.

Y uno no puede dejar de preguntarse ¿habrá elecciones presidenciales en diciembre 2018?

5.¿Cuál es la única salida constitucional que está en manos de la gente?

Trabajar mancomunadamente por lograr la convocatoria de la Asamblea Constituyente Originaria es la forma de seguir la resistencia pacífica y demostrar que continuamos buscando vías para un mejor país.

La misma no se puede presentar con una  garantía absoluta de triunfo pero si como instrumento de lucha, que puede ser aceptado por todos al ser acordada en forma consensuada y con garantías democráticas de facilitar la representación de todas las formas de pensar. Su convocatoria podría ser hecha por la Asamblea Nacional, pero aún mejor, por decisión propia de la gente.

6. Proponemos agrupar temporalmente a los diferentes sectores de oposición en una estructura que tenga como único objetivo garantizar la transición hacia un país distinto y mejor.

Seguimos insistiendo en que se requiere una UNIDAD SUPERIOR que tiene que ser mejor y más amplia que la que hasta ahora a representado la MUD.

La oposición al régimen es cada vez más variopinta, hay que buscar la forma de integrarla para un actuar coherente, lo que obliga a postergar las aspiraciones a ocupar cargos de elección popular y a seguir presionando por constituir una estructura que nos permita regionalmente y por supuesto alineado conceptualmente con un ente nacional, trazar estrategias y  poner en funcionamiento acciones de impacto local.

Finalizamos insistiendo que si en 2016, el peor año de este largo período, retomamos la calle de manera contundente, logramos reunir los requisitos para convocar un Referendo Revocatorio Presidencial, los gremios organizados (empresariales, profesionales, sindicales y estudiantiles) se expresaron con claridad meridiana, la Iglesia Católica mantuvo posiciones absolutamente contundentes, otras confesiones religiosas se expresaron abiertamente a favor de la democracia y hemos debido obtener triunfos destacados en las elecciones de gobernadores y consejos legislativos, ¿por qué no logramos el cambio de rumbo necesario? La respuesta es fácil; no estamos en democracia y al carecer de coherencia, tanto en el discurso como en la práctica, el régimen enfatizó sus prácticas totalitarias  que se le facilitaron al no encontrar enfrente una oposición cohesionada ni mucho menos organizada para la definición de estrategias y acciones.

Miembro de Aragua sin Miedo y Vocero de Aragua en Red en la rueda de prensa.

Viernes 27 de enero de 2017

Facebook Twitter Share