No se necesita un Mesías sino un acuerdo nacional

Editorial

Uno de los más graves problemas de nuestro país ha sido el pensar que un hombre providencial sería la panacea que necesitamos para resolver nuestros principales asuntos.

Ese personaje no puede ser el gendarme necesario de Vallenilla Lanz, que fue Juan Vicente Gómez, ni el presunto refundador de la República que fue Chávez, ni un nuevo salvador de la patria, sino un hombre o una mujer que sean capaces de articular consensos en torno a una gobernabilidad compartida con el compromiso de todos los que aspiren a liderar la reconstrucción de Venezuela.

En los momentos actuales las primarias son mejores que unos acuerdos de una cúpula política que ya no es tal. Pero esas primarias no deben ser una especie de concurso para ver quién logra captar más apoyos con promesas imposibles, sino un mecanismo a través del cual se filtren los aspirantes hasta quedar solo dos y el que gane representa realmente un porcentaje mayor de los electores. Pero lo más importante es que, antes de que se lleven a cabo esas primarias, los diversos candidatos suscriban un acuerdo de gobernabilidad, como ocurrió en nuestro país con el pacto de Puntofijo y como sucedió en otros países, con la concertación en Chile y con el Pacto de la Moncloa en España.

Resolver la crisis venezolana va a ser una tarea gigantesca, porque el Estado venezolano está literalmente quebrado institucional, política y económicamente hablando y para recuperarnos se va a requerir de un acuerdo nacional para resolver uno a uno los distintos problemas que nos aquejan. Una propuesta para hacer de Venezuela un país próspero, moderno, solidario e incluyente con instituciones sólidas y respetuosas de las reglas de convivencia.

https://www.analitica.com/el-editorial/no-se-necesita-un-mesias-sino-un-...

Facebook Twitter Share