Sambil de La Candelaria regresa a sus dueños después de 13 años de expropiación

Luis Eduardo Martínez, diputado a la Asamblea Nacional electa en 2020, confirmó a El Nacional que formó parte de una subcomisión parlamentaria que promovió el proceso. La estructura, como había propuesto el fallecido presidente Hugo Chávez, nunca llegó a convertirse en una clínica ni en una universidad, pero sí sirvió de refugio para damnificados y depósito de instituciones públicas

Las autoridades de Venezuela concretaron la devolución del Sambil de La Candelaria a sus propietarios luego de 13 años de una expropiación ordenada por Hugo Chávez. La estructura, como había propuesto el fallecido presidente, nunca llegó a convertirse en una clínica ni en una universidad. Por el contrario: la medida afectó a más de 250 comerciantes y a miles de personas que se quedaron sin empleo.

Luis Eduardo Martínez, diputado a la Asamblea Nacional electa en 2020, confirmó a El Nacional que formó parte de una subcomisión de la Comisión de Diálogo, Paz y Reconciliación que promovió el proceso. El parlamentario considera que la entrega del centro comercial a sus dueños, la familia Cohen, es una buena señal.

Horas después, la Constructora Sambil confirmó la información mediante un comunicado: “Esta semana se ha concretado la recepción del Sambil La Candelaria. Con esta devolución se reinicia el proceso de consolidación de una mezcla comercial y de servicios, destinados a atender y satisfacer, las necesidades esenciales de esta populosa y querida comunidad de La Candelaria”, comunicó.

Señaló que comenzó las labores de adecuación, mantenimiento y reformas, tanto en el edificio como en los locales comerciales, áreas comunes y estacionamientos.

Ni clínica ni universidad

“¿Cómo es posible que en plena Candelaria vayan a hacer un Sambil? No, no y no. Pero ¿quién aguanta el tráfico ahí? Hay que tomar acciones, alcalde, eso no se puede permitir. Ahí donde no cabe un alma están haciendo un Sambil. Eso va a colapsar todo el centro de Caracas. Pare eso, señor alcalde”, reclamó Chávez en el año 2008 durante su programa Aló, presidente.

En ese momento era Jorge Rodríguez, actual presidente de la Asamblea Nacional electa en 2020 y considerado como un promotor del diálogo entre sectores, quien estaba al frente de la Alcaldía del Municipio Libertador de Caracas. El ahora parlamentario aplaudió cuando Chávez exigió la expropiación de las instalaciones y asintió cuando le ordenó parar la construcción.

“Vamos a revisar todo eso. Vamos a expropiarlo y a convertirlo en una clínica, en una escuela, en una universidad. ¿Cómo vamos a hacer el socialismo entregándole los espacios vitales del pueblo al Sambil o a ese comercio desmesurado y consumista?”, expresó el fallecido presidente.

Pero para el Sambil hubo muchos proyectos que no se concretaron. Jacqueline Faría, exjefa del Gobierno de Distrito Capital, sugirió en 2010 que el espacio albergara un centro de convenciones. Tampoco se instaló el centro cultural y comercial del que habló en el año 2015 la exministra de Comercio Isabel Delgado.

Protesta en rechazo a la expropiación ilegal del centro comercial Sambil de La Candelaria, diciembre de 2021 | Foto: Archivo

Lo que sí llegó a ser

El Sambil de La Candelaria significó grandes pérdidas para sus dueños y para los comerciantes. Carlos Julio Rojas, coordinador del Frente en Defensa del Norte de Caracas, denunció en diciembre pasado, cuando se cumplieron 13 años del anuncio de expropiación, que las autoridades del chavismo no habían pagado “ni un solo bolívar” a los agraviados.

Hasta donde conoce, el Estado nunca concretó la expropiación, al menos no de forma legal, porque eso significaba que debía pagar el inmueble, por lo que tomó las instalaciones a la fuerza. “Se ordena la adquisición forzosa de un inmueble y las bienhechurías y demás bienes muebles en él existentes, denominado Centro Comercial Sambil La Candelaria, ubicado en la parroquia La Candelaria del municipio bolivariano Libertador del Distrito Capital”, señala la Gaceta Oficial 39543, con fecha del 2 de noviembre de 2010.

Pérdidas de bienes y graves daños

La Constructora Sambil llegó a denunciar que desaparecieron transformadores, motores de escaleras mecánicas, bombas de agua. También puertas de ascensores, aires acondicionados, cables, componentes mecánicos y tableros eléctricos. Además, los techos y los acabados del edificio sufrieron fuertes daños.

Rojas ha indicado que el centro comercial puede generar 4.000 empleos directos y 6.000 indirectos. Cuenta con 2.500 puestos de estacionamiento.

Las instalaciones, de seis niveles, se convirtieron en el año 2011 en un refugio para damnificados debido a las fuertes lluvias que se registraron en el país. Chávez había asegurado en ese entonces que después de que las familias fueran reubicadas iban a aplicar el “plan del comercio socialista” que, supuestamente, tenía preparado. “Ahí pueden trabajar, hacer las tiendas socialistas, fabricar ropa, calzados, venderlos barato”, dijo.

Ernesto Villegas, exministro de Transformación de Caracas, informó en 2014 que Nicolás Maduro ordenó la desocupación de las familias y afirmó que habían comenzado a establecer los primeros contactos y gestiones para determinar el uso final de las instalaciones y las modificaciones necesarias a la estructura para que se incorporara al conjunto urbano, del cual forma parte también la Torre de Finanzas.

Pero el centro comercial finalmente quedó como un depósito usado por las instituciones públicas. En una de sus paredes, afectadas por la falta de mantenimiento, se observa un mural que el régimen chavista hizo a favor del empresario colombiano Alex Saab, luego de su extradición a Estados Unidos desde Cabo Verde, por presunto lavado de dinero.

https://www.elnacional.com/economia/sambil-de-la-candelaria-regresa-a-su...

Facebook Twitter Share