Opinión

Leonardo Padura: “Tengo miedo, pero me atrevo”

Abel Sierra Madero

Leonardo Padura es uno de los escritores cubanos contemporáneos más difundidos en el mundo editorial hispanoamericano. A principios de la década de 1990 le dio vida a Mario Conde, un personaje policial que le ha servido para contar, a través de sus novelas, una parte de la Cuba posrevolucionaria. En 2011, escribió un ensayo en el que confesó que a veces le gustaría ser Paul Auster para poder hablar más de literatura y no tanto de política en las entrevistas que concede a la prensa internacional[1].

El régimen de Maduro en su laberinto

Antonio de la Cruz

La falta de divisas –por la baja exportación de petróleo desde 2020– obligó a Nicolás Maduro a aceptar la ayuda humanitaria del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas. La asistencia de emergencia se va a proporcionar a 185.000 niños a finales de este año. La meta es cubrir 1,5 millones de alumnos de las escuelas de las zonas más afectadas por la falta de comida .....

Proletarios fuñíos

Jesús Elorza G.

Tremenda molestia le causó a los obreros de Sidor, en el estado Bolívar, al escuchar el discurso de Maduro que con motivo del Primero de Mayo, era retransmitido en cadena nacional por todos los medios de comunicación:

Lo leo desde niño

Ignacio Avalos Gutiérrez

No quiero desaprovechar estas líneas para mostrar mi solidaridad con el períodico y mi protesta ante la última sentencia emitida por las autoridades judiciales, en respuesta a la demanda planteada por un alto personero del oficialismo, demostración palmaria de que en Venezuela el Estado de Derecho semeja cada vez más un elenco de reglas diseñado y aplicado según la conveniencia de los que ejercen el poder.

Después del mito, la cruda realidad.

José E. Rodríguez Rojas

En el reciente Congreso del Partido Comunista Cubano (PCC) Raúl Castro renunció y entregó el liderazgo del partido a Miguel Díaz-Canel y a una nueva generación de líderes. Deja como legado una sociedad agobiada por la inflación, el desabastecimiento y las colas. El nuevo liderazgo en el gobierno, ha obtenido logros precarios. Los jóvenes cubanos están impacientes y demandan resultados. Evidencia de ello es el protagonismo del Movimiento San Isidro.    

Páginas